Pies de guagua

Invalorable

Así que no teman, pues ustedes valen más que muchos pajarillos. Lucas 12:7b

$1.07 es una cantidad que suena extraño en los Estados Unidos. En cambio $1.07 no suena tan raro para alguien que está en Europa, porque equivale al valor de un Euro, la moneda del Mercado Común Europeo.

De acuerdo a un artículo publicado por AP, esa fue la cantidad que unos padres de la ciudad de Krumbach en Bavaria, estaban pidiendo en Ebay a cambio de su hijito.

El aviso decía: “Ofrezco mi niño recién nacido, porque se ha vuelto demasiado ruidoso. Es un varón, mide 28 pulgadas (70 cm.), y puede llevarse en un carrito para bebés o en brazos”.

La madre de 23 años dice que sólo estaba haciendo una broma.

Después de haber visto el aviso, muchas personas pensaron que no era gracioso y lo denunciaron a la policía. La policía de Bavaria tampoco creyó que fuera gracioso, por lo que fueron al domicilio de la familia, se llevaron al bebé y lo pusieron al cuidado de la División de Menores.

Cuando leí la historia me surgieron dos preguntas. Primero: ¿será que esos padres estaban simplemente haciendo una broma, o hablaban en serio? Como no puedo contestar esta pregunta, la dejo para que la corte lo decida.

La segunda pregunta que me vino a la mente fue: ¿cuánto vale realmente una persona? No me cabe duda que vale más que $1.07, pero, ¿cuánto valemos en realidad? La mayoría de los padres dirían que sus hijos son invalorables, y la mayoría de los hijos diría lo mismo de sus padres. Pero, ¿cuánto valemos realmente?

El Señor ha contestado esa pregunta. Es cierto que valemos más que una bandada de pajarillos, Jesús mismo lo dijo. Pero, ¿cuánto más? La respuesta correcta la encontramos en la vida, muerte, y resurrección de Jesús. Para el Padre celestial valemos tanto, que envió a su Hijo a este mundo para que cumpliera las leyes que nosotros quebramos, para que cargara con el castigo por los pecados que cometemos, y para que muriera la muerte que nosotros merecíamos.

¿Cuánto cree que vale usted? Si alguna vez se hace esta pregunta, recuerde que Dios dio la vida de su único Hijo como rescate por la suya. ¿Cuánto vale? Nada vale más para Dios que usted sea salvo… Invalorable, sin lugar a dudas.

ORACIÓN: Señor Jesús, que viniste a dar tu vida como rescate por muchos, incluyéndome a mí, ayúdame a vivir como hijo perdonado, salvado, y valorado por Dios. En tu nombre. Amén.

© Copyright 2017 Cristo Para Todas Las Naciones

baseball

Sin cesar

Oren sin cesar. Den gracias a Dios en todo, porque ésta es su voluntad para ustedes en Cristo Jesús. 1 Tesalonicenses 5:17-18 

Adam Wainwright es uno de los pítchers del equipo de béisbol Los Cardenales de St. Louis, y es muy bueno como tal.

Pero Adam tiene una costumbre bastante molesta: cada tanto, se cubre la cara con el guante. Hubo una época en que algunos pítchers hacían eso para poner algo en el guante, como vaselina, o saliva, que afectaba el comportamiento de la pelota que lanzaban.

Pero Adam dice que él no hace nada de eso sino que, cuando se cubre la cara con el guante, es para rezar. Él reza antes y durante los partidos. Antes del partido le pide al Señor que le dé fuerza, y que el otro equipo lo vea como un adversario digno de ser temido. Durante el partido, le pide al Señor que lo ayude a jugar bien.

Adam ha comprendido la idea de “orar sin cesar”, y con su actitud está dando un buen ejemplo. No sólo demuestra que está agradecido por el perdón que Jesús ha ganado para él en la cruz, sino que también sabe que el Salvador resucitado está con nosotros, intercediendo delante del Padre por nosotros.

La próxima vez que esté mirando un partido de Los Cardenales y vea que Adam se tapa la cara con el guante, recuerde que está elevando una oración a nuestro Señor y, si puede, haga usted lo mismo.

ORACIÓN: Señor, la Biblia nos dice que estamos rodeados por una nube de testigos. Te damos gracias porque también hay muchas personas que con alegría dan testimonio de que tú eres la fuerza en sus vidas. Con la dirección del Espíritu Santo, haz que mi testimonio a los demás sea eficaz, para que todos puedan ver las maravillas de tu amor. En el nombre de Jesús. Amén.

© Copyright 2017 Cristo Para Todas Las Naciones

Río

Lleno de maldad

… y es que a todos los mortales nos espera lo mismo, y que durante toda nuestra vida tenemos el corazón lleno de maldad e insensatez, y que al final acabamos entre los muertos. Eclesiastés 9:3b

El mercado nocturno de la calle Temple en Hong Kong es un lugar muy concurrido. Rodeado de antiguos edificios de apartamentos, está usualmente repleto de residentes locales y turistas en busca de artículos inusuales y ofertas.

Es también donde hace unos años tuvo lugar uno de los más atroces atentados con bombas de ácido.

Para quienes no lo saben, y oro que ese desconocimiento se extienda a la mayoría de ustedes, un ataque con bomba de ácido es cuando alguien arroja de lo alto de un edificio botellas conteniendo ácido, que caen sobre las personas que pasan por la calle.

Debido a que nadie se adjudicó los ataques, la policía asumió que no tenían motivación política. Por otro lado, al no tener sospechosos, se cree que, quien tiró la bomba lo hizo sólo por placer. El atacante es como el piro maníaco, sólo que en este caso disfruta destruyendo personas, en vez de edificios.

En nuestra sociedad actual, la mayoría de las personas rechazan la idea del pecado original, y también la mayoría cree que el hombre es básicamente bueno. Pero no es así. Eclesiastés está en lo correcto cuando dice: “… tenemos el corazón lleno de maldad e insensatez”.

La mayoría de nosotros no arroja bombas de ácido. Pero todos nosotros, por naturaleza, somos pecadores… pecadores perdidos y sin esperanza.

Es a este mundo enfermo y pecador, que el Señor envió a su Hijo perfecto, con la misión de rescatarnos del mal. Una misión que Jesús cumplió sin falla. Y gracias a su sacrificio abnegado, todo el que cree en él será perdonado y recibirá su promesa de la vida eterna junto a Dios.

En un mundo de constantes amenazas, donde una bomba de ácido–o cualquier otra cosa–puede cambiar nuestra vida en un segundo, necesitamos la esperanza que sólo Jesús puede darnos.

ORACIÓN: Amado Señor, ¡cuánta pena debes sentir cuando ves el estado de tu creación! Enviaste a tu Hijo a rescatarnos, pero son muchos los que prefieren seguir viviendo en pecado. Te pido que me uses como tu testigo dondequiera que vaya. En el nombre de Jesús. Amén.

© Copyright 2017 Cristo Para Todas Las Naciones

Flor rosada

Bueno para comer

La mujer vio que el árbol era bueno para comer, apetecible a los ojos, y codiciable para alcanzar la sabiduría. Tomó entonces uno de sus frutos, y lo comió; y le dio a su marido, que estaba con ella, y él también comió. Génesis 3:6 

En el año 2009, más de 425 personas en 43 estados se enfermaron por haber consumido productos conteniendo manteca de maní contaminada con salmonella de cierta marca.

El Centro de Control y Prevención de Enfermedades dijo en ese momento que, toda persona que tuviera en su hogar manteca de maní de esa marca, debía tirarla.

La manteca de maní es una de las cosas más tradicionales y confiables de este país. No es sólo que a todo el mundo le gusta, sino que además es muy buen alimento. Pero, si no podemos confiar ni siquiera en ella, ¿en qué podemos confiar?

Después de haber escuchado a Satanás y comido de la fruta tan tentadora que colgaba del árbol prohibido, es probable que Eva se haya hecho la misma pregunta.

¿En quién podemos confiar? La respuesta es fácil: podemos confiar en Dios. Podemos confiar en él absoluta, completa y totalmente. Miles de años de historia lo muestran como aquél que nunca decepciona a su pueblo. Cuando hace una promesa, la mantiene. Cuando da una profecía, la cumple.

Si él dice que quienes creen en su Hijo como Salvador de sus vidas son perdonados y salvos, así es, y podemos estar seguros que es cierto.

En un mundo en que nada es absolutamente seguro o confiable, es bueno conocer al Dios en quien se puede confiar.

ORACIÓN: Padre celestial, oramos por quienes están enfermos no sólo física, sino también espiritualmente, para que les abras los ojos y sus almas sean llevadas a la fe. En el nombre de Jesús. Amén.

© Copyright 2017 Cristo Para Todas Las Naciones

Mujer y paraguas

Vengan a la fiesta

Volvió el rey a enviar otros siervos, y les dijo: ‘Díganles a los invitados que ya he preparado el banquete; que he matado mis toros y animales engordados, y que todo está dispuesto. Que vengan a la fiesta.'” Mateo 22:4 

“Dios ayuda a quien se ayuda a sí mismo.”

¿Sabe en qué parte de la Biblia se encuentra esa frase? Si su respuesta es que esa frase no se encuentra en la Biblia, le felicito. Si por el contrario todavía está tratando de pensar en qué libro de la Biblia se encuentra, no piense más, porque la Biblia no dice eso, por más que la mayoría de las personas así lo cree.

Se me ocurre que una pareja de Pennsylvania se encuentra entre este último grupo. Hace unos días, ambos fueron arrestados por robar, luego de que sus imágenes fueran captadas por una cámara de seguridad. Según se puede ver, robaron alimentos de un supermercado por el monto de más de mil dólares.

¿Saben qué iba a hacer esa pareja de recién casados con esos alimentos? Iban a utilizarlos para alimentar a los invitados a la fiesta de casamiento… algo muy diferente del ejemplo de Jesús en su parábola, en donde el hombre había preparado sus propios animales.

Cuando servía como pastor, a menudo encontraba parejas que, al igual que ésta, tenían las prioridades equivocadas. Algunas se preocupaban más con el largo de la iglesia que con el mensaje que el pastor iba a dar. Otras invertían más tiempo eligiendo el vestido, la torta, o las invitaciones, que eligiendo la iglesia a la que pertenecerían una vez casados. Y mucho más tiempo se invertía en preparar el casamiento, que en hacer que el matrimonio funcionara.

Casi siempre es malo tener las prioridades equivocadas.

Damos gracias porque Jesús nos sugiere cómo debería ser nuestra lista de prioridades. En Mateo 6, Jesús dice: “… busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas” (v. 33). Solteros o casados, a todos nos vendría bien seguir el consejo de Jesús.

Cuando seguimos al Salvador, todas las demás cosas se acomodan. Cuando seguimos al Salvador, los problemas y las cargas de la vida se hacen soportables. Cuando seguimos al Salvador tenemos perdón, esperanza y vida eterna.

ORACIÓN: Señor Jesús, tú nunca te olvidaste que tu prioridad al venir a este mundo era salvar las almas perdidas. Ayúdame para que nunca me olvide de tenerte a ti en primer lugar en mi vida. En tu nombre. Amén.

© Copyright 2017 Cristo Para Todas Las Naciones

Espiga

¡Eres libre!

“Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios. En el cuerpo, sufrió la muerte; pero en el espíritu fue vivificado; en el espíritu también, fue y predicó a los espíritus encarcelados…” 1 Pedro 3:18-22 

La victoria de Jesús ata a Satanás y nos libera para vivir con Dios.

“Creo… en Jesucristo… que fue crucificado, muerto y sepultado; descendió a los infiernos; al tercer día resucitó de entre los muertos…” Estas palabras del Credo Apostólico nos dicen que Jesús dejó la tumba en algún momento después del atardecer del viernes y descendió al infierno, el lugar donde están los muertos que están separados de Dios.

Él fue llevado a la muerte de una manera (en su estado de humillación), y fue levantado a la vida de otra manera por el Espíritu (en su estado de exaltación). Fue en este estado de vida que proclamó su gran victoria sobre la muerte y todas las fuerzas diabólicas a los espíritus encarcelados (en el infierno). No les estaba ofreciendo una segunda oportunidad, sino anunciando la victoria de Dios y el cumplimiento de la promesa de Génesis 3:15. La poderosa Palabra de Dios ató así a Satanás, el jefe de la prisión.

Piensa en los momentos de tu vida en los que has sido débil ante la tentación, víctima del pecado, amenazado con la muerte, acusado de no ser amado por Dios. Sobre todas esas cosas tienes poder, porque Jesús descendió al infierno para darte victoria y liberarte.

Cuando te sientas amenazado, busca fuerzas en Jesús. Fija tu mente en él, y su Espíritu te dará libertad y nueva vida. Adórale, haciendo tuya su misión de liberar a los cautivos del pecado y la muerte, con el poder de su Palabra.

ORACIÓN: Señor Jesús, ayúdame a buscar en ti lo que necesito para reparar mi vida y llenarla con nuevas fuerzas para agradecerte y alabarte, servirte y obedecerte. Amén.

© Copyright 2017 Cristo Para Todas Las Naciones

Biblia

La verdad

¿Quién de ustedes puede acusarme de haber pecado? Y si digo la verdad, ¿por qué no me creen? El que es de Dios, escucha las palabras de Dios; pero ustedes no las escuchan, porque no son de Dios. Juan 8:46-47

Honestidad y ética.

El propósito de la encuesta ‘Honestidad y Ética’ realizada por la agencia de encuestas Gallup, fue averiguar cuánto confían los ciudadanos en sus autoridades. He aquí algunos de los resultados:

  • El 55% de los entrevistados tiene en muy baja estima a los legisladores.
  • El 49% de los entrevistados considera de poca confianza a los Senadores.
  • El clero está mejor ubicado, ya que un 50% de los entrevistados lo considera en muy alta estima.

 

Sin lugar a dudas, la desconfianza toca todos los ámbitos de la vida. Ni siquiera el Señor ha logrado escapar a las dudas de sus inquisidores: ¿Cómo sé que la Biblia es la verdadera Palabra de Dios? ¿Cómo puedo estar seguro que Jesús es el único Salvador? ¿Cómo puedocreer que lo que la iglesia enseña es correcto?

Todas estas son preguntas legítimas que merecen una respuesta.

Y la respuesta se encuentra en las palabras de Jesús: “Y si digo la verdad…” ¿Dijo Jesús la verdad? ¿Ha hablado Dios la verdad? Las Escrituras registran a muchos autores inspirados, quienes hablaron a lo largo de muchos siglos. ¿Se cumplieron sus profecías en la persona de Cristo?

Durante sus tres años de ministeri, Jesús dijo muchas cosas. ¿Fueron cosas fueron irrefutables? Él hizo predicciones con respecto a su vida, muerte y resurrección. ¿Se cumplieron esas predicciones? ¿Fueron todas cumplidas? ¿Fueron cumplidas de acuerdo a los tiempos establecidos?

El Señor anima a toda mente inquisitiva a que busque respuestas en su Palabra. Toda persona honrada encontrará allí que en el Dios Trino se puede confiar. Jesús es digno de confianza, y todo el que ha recibido fe en el Redentor, ha recibido también la salvación.

ORACIÓN: Amado Señor, yo creo; ayúdame en mi incredulidad. En un mundo donde la verdad parece ser cuestionable y relativa, permíteme encontrar paz en la verdad sólida de tu Palabra y de la salvación obtenida por tu Hijo. En el nombre de Jesús. Amén.

© Copyright 2017 Cristo Para Todas Las Naciones

Sombra y luna

Rejuvenecido como el águila

¡Bendice, alma mía, al Señor! ¡Bendiga todo mi ser su santo nombre! ¡Bendice, alma mía, al Señor, y no olvides ninguna de sus bendiciones! El Señor perdona todas tus maldades, y sana todas tus dolencias. El Señor te rescata de la muerte, y te colma de favores y de su misericordia. El Señor te sacia con los mejores alimentos para que renueves tus fuerzas, como el águila. (Salmo 103.1-5)

¿Cuántas veces nos hemos sentido tristes y abandonados? ¿Cuántas veces hemos pensado que nuestra vida carece de valor? ¿Cuántas veces no encontramos motivos para dar gracias a Dios? ¿Cuántas veces nuestra vida se ha convertido en un discurso de lamentos y quejas?

En esas circunstancias, cuando nos sentimos acongojados por el peso de nuestros pecados y de pensamientos negativos, necesitamos mirar hacia arriba y recogernos durante un tiempo, para comenzar un proceso de renovación. Para poder continuar volando en un vuelo de victoria, tenemos que desprendernos de recuerdos, costumbres, viejos hábitos… que nos causan dolor.

Quizás algo parecido le haya sucedido al compositor del Salmo 103. Es una tendencia muy humana olvidar lo bueno que Dios ha hecho en nosotros, pues el orgullo que llevamos en nuestro corazón nos hace ingratos y olvidadizos. Por este motivo es que el salmista involucra todos sus pensamientos, sus recuerdos, su mente, sus emociones, toda su persona en esta ofrenda de adoración, y puede percibir que en realidad su vida está llena de motivos para dar gracias y alabanzas a Dios, y se estimula a sí mismo para hacerlo, diciendo: “Bendice alma mía al Señor… y no olvides ninguno de sus beneficios”.

¡Cuántos beneficios recibimos cada día de parte de Dios! Aquí se nos mencionan algunos: el perdón de todos nuestros errores, la salud, la vida y los bienes materiales. Todos los beneficios que recibimos de Dios nos rejuvenecen, dándonos una vitalidad diariamente renovada. ¡Cuántas otras cosas podríamos agregar a esta lista!

Aun en medio de las dificultades y las muchas carencias que podamos tener, Dios en su gran amor quiere que día a día renovemos nuestras fuerzas en Él.

ORACIÓN: Señor, te elevamos nuestra oración de acción de gracias y te pedimos que renueves nuestras fuerzas y nos bendigas. No permitas que pasemos por alto las bendiciones que día a día nos das. Amén.

Biografía del autor: Guillermo Herigert, es pastor de la Iglesia Luterana en Uruguay. Colabora como voluntario para las oficinas de Cristo Para Todas Las Naciones. En los Centros Ministeriales de CPTLN se atienden a las necesidades de las personas compartiendo las Buenas Nuevas de salvación en Jesucristo con hombres y mujeres en más de 50 países y seis continentes a través de 34 Centros Ministeriales. Si desea más información sobre los Centros Ministeriales, diríjase a Por el mundo en el menú, y seleccione el país que le interesa.

© Copyright 2017 Cristo Para Todas Las Naciones

Nubes

Nuestro ejemplo

Amados, si Dios nos ha amado así, nosotros también debemos amarnos unos a otros. (1 Juan 4:11)

Wang Guiying está buscando un esposo. En un país con más de mil millones de habitantes, debe haber muchísimas mujeres en la misma posición que ella.

La diferencia es que Wang tiene 107 años. Su padre era un comerciante de sal. Wang creció viendo cómo sus tíos y los otros hombres golpeaban o vendían a sus esposas. Era costumbre encontrar a su tía llorando en el cobertizo después de haber sido golpeada.

Habiendo pasado por todas esas experiencias, no es de asombrarse que evitara casarse. Pero, con el paso del tiempo, ya no pudo contar más con sus sobrinos para que la cuidaran, por lo que decidió buscar un marido. Ojalá que tenga suerte.

Después de haber contado esta historia, podría citar lo que dijo Pablo en Colosenses 3:19 acerca de que los esposos deben amar a sus esposas. Si en China hubieran seguido este consejo, quizás la vida de Wang hubiera sido diferente.

Pero lo que en realidad quiero hacer es alentar y animar a los cristianos a vivir una vida cristiana. No sólo porque hemos sido rescatados por el Salvador y queremos darle gracias por ello, sino también porque los demás están observando lo que hacemos y escuchando lo que decimos.

No me cabe ninguna duda que quienes nos rodean son influenciados por nuestro ejemplo, así como las acciones malas de los hombres que rodeaban a Wang hicieron que durante muchísimos años no quisiera casarse.

Y yo no quiero ser la razón que mantenga a alguien alejado del Salvador.

ORACIÓN: Querido Señor Jesús, reconozco que soy un pecador que tropieza y cae, por lo que te pido que me ayudes a mantenerme alejado del pecado y a estar cada vez más cerca de ti. En tu nombre. Amén.

© Copyright 2017 Cristo Para Todas Las Naciones

Hombre en el bosque

Advertencias

El que cree en el Hijo tiene vida eterna, pero el que se niega a creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios recae sobre él. (Juan 3:36)

Dondequiera que vamos encontramos señales de advertencias. “No estacionar”; “Prohibido arrojar basura”; “No tocar”.

Pero el que veamos esas señales no quiere necesariamente decir que siempre las obedezcamos. A veces porque estamos distraídos, otras veces porque pensamos que no son para nosotros. Sea como fuere, hay veces en que las ignoramos.

Eso fue lo que sucedió cuando el famoso Titanic recibió varios despachos telegráficos que le advertían sobre la presencia de icebergs. Cuando llegó uno de esos últimos despachos, el operador de la radio contestó: “Basta, basta, estoy ocupado”.

Poco después, ese barco impresionante cuyo capitán había dicho: “Ni siquiera Dios podría hundirlo”, se estaba hundiendo. Más de mil personas se ahogaron porque alguien no prestó atención a las advertencias.

Ignorar las advertencias es peligroso, porque por más inconvenientes que nos causen o inoportunas que sean, pueden salvar nuestra vida o la vida de otros.

No es necesario decir, entonces, que más peligroso aún es ignorar la Palabra de Dios que nos advierte que quien trate de vivir sin Jesús, ciertamente morirá.

El texto para hoy lo dice muy claramente. Sólo quien es tonto es capaz de ignorar al Señor que vino a salvarlo. Sólo quien es arrogante es capaz de pensar que es invencible.

Mucho mejor es prestar atención a las advertencias del Señor y aferrarnos al perdón y la salvación que el Salvador ha ganado a través de su vida sacrificial.

ORACIÓN:Querido Dios, reconozco que no soy invencible y te doy gracias por el regalo de tu Hijo, quien se sacrificó para que yo tenga vida eterna. Dame sabiduría para reconocer las advertencias de peligro que amenazan mi bienestar espiritual. En el nombre de Jesús. Amén.

De una devoción escrita originalmente para “By the Way”

© Copyright 2017 Cristo Para Todas Las Naciones