El arrepentimiento. Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones (CPTLN) - Chile. 30112018

El arrepentimiento

La tristeza que proviene de Dios produce arrepentimiento para salvación, y de ésta no hay que arrepentirse, pero la tristeza que proviene del mundo produce muerte. (2 Corintios 7:10)

 

 

La Universidad Baylor, en Texas, Estados Unidos, fue construida gracias al dinero donado por un cristiano, cuya historia es muy interesante.

 

Ya en su edad madura, este benefactor perdió todo lo que tenía. Muchas de sus amistades le preguntaron: “¿No desearías tener todo el dinero que donaste a la Universidad?”.

 

Su respuesta fue contundente: “No. Para nada. Si hubiera guardado ese dinero, también lo habría perdido. Estoy agradecido de haberlo donado cuando lo hice“.

 

¿Y usted? ¿Está complacido con las cosas buenas que ha hecho en su vida, o está arrepentido de los sacrificios que hizo por otros?

 

Madres, ¿están tristes porque se abstuvieron de algunas cosas para que sus hijos pudieran tener todo lo que necesitaban para la escuela? Padres, ¿sienten que sus esfuerzos por abastecer al hogar han pasado desapercibidos?

 

Si es así, necesita ser más como el Señor. Hace casi 2,000 años, Jesús murió para salvarnos del pecado, la muerte y Satanás. Si las cifras son correctas, actualmente hay cientos de millones de personas que no creen en él, o en la salvación que él ha ganado para ellos.

 

No obstante, en ninguna parte de la Biblia dice que Jesús esté arrepentido de haber hecho el sacrificio que hizo. Por el contrario, hay gran alegría en el cielo por cada pecador que se arrepiente. En otras palabras, el cielo se alegra por el bien que Jesús ha hecho. ¿Podría sugerir que hagamos lo mismo?

 

Alegrémonos por lo bueno que el Espíritu Santo hace a través de nosotros; demos gracias por cada oportunidad que él pone en nuestro camino. Sí, es verdad que no lograremos convertir a alguien cada vez que ministremos, pero eso no es lo que se nos pide que hagamos. Lo que se nos pide es que demos testimonio y que estemos agradecidos porque Dios nos ha confiado el trabajo a nosotros.

 

ORACIÓN: Señor Jesús, son muchos los que viven con remordimientos por las cosas que debían haber dicho o hecho. Ayúdame a decir y hacer todo lo que tú tienes planeado para mí. Enséñame a darte gracias en todo momento, a ser tu testigo fiel dondequiera que vaya y a alabarte por tus grandes obras. En el nombre de Jesús. Amén.

 

 

De una devoción escrita originalmente para “By the Way”.

 

Publicado en Paraelcamino.com

 

© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones

El amor de Dios. Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones (CPTLN) - Chile. 29.11.2018

El amor de Dios

Yo te amo con amor eterno. Por eso te he prolongado mi misericordia. Jeremías 31:3b

 

Si bien sabemos que no es cierto, con mucha frecuencia sentimos que no somos amados. Y aun si fuera cierto que nadie nos ama, Dios sí nos ama.

 

Esta verdad me fue reafirmada recientemente cuando visité a una señora cuyos ancestros eran de la India, donde aún vive su madre, quien había sufrido de persecución por parte de sus vecinos cuando se convirtió al cristianismo.

 

La persecución nunca había sido violenta. Simplemente la gente le daba la espalda y los niños le gritaban nombres cuando la veían pasar. Uno de ellos una vez le gritó: “¡Usted es la mujer más horrible que he visto!”. Su respuesta es digna de remarcar. Con mucha calma, ella se dio vuelta y le dijo: “¿No es maravilloso que Dios pueda amar a una mujer tan horrible como yo?”.

 

¡Qué gran respuesta!

 

Por supuesto que no tengo ni idea de cómo luce la señora. Pero aun así, estoy convencido de que es increíblemente bella. Si no es bella físicamente, estoy seguro de que lo es espiritualmente porque refleja un Dios cariñoso, redentor y bello.

 

Todos nosotros necesitamos recordar esto cuando nos sentimos sin gracia y feos, porque a todos nos llegan esos momentos. Momentos en que el lado oscuro de nosotros nos domina y nos volvemos maliciosos, rencorosos, odiosos y crueles.

 

Sorprendentemente, a pesar de nuestra fealdad, Dios igual nos ama y nos recuerda del perdón que Jesús ganó por nosotros y que nos lo ofrece gratuitamente a cada uno de nosotros.

 

Todo lo antes mencionado nos lleva a la conclusión de que es maravilloso que Dios pueda amar a personas feas como nosotros.

 

ORACIÓN: Querido Señor, te doy gracias porque me amas a pesar de mis pecados. Ayúdame a compartir el amor que tú me das con quienes están a mi alrededor y con quienes necesitan saber que tú amaste tanto al mundo, que enviaste a tu único Hijo para que todo el que en él crea no se pierda, sino tenga vida eterna. En su nombre. Amén.

 

 

De una devoción escrita originalmente para “By the Way”.

 

 

Publicado en Paraelcamino.com.

 

 

© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones

El Señor nos cuida. Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones (CPTLN) - Chile. 28.11.2018

El Señor nos cuida

Toma en cuenta que nunca duerme el protector de Israel. El Señor es tu protector; el Señor es como tu sombra: ¡siempre está a tu mano derecha! Salmos 121:4-5

 

 

El hombre de 44 años estaba desesperado, psicológicamente hablando, “al borde de la locura”, y pensaba seriamente en cometer suicidio.

 

En un momento de claridad, logró llamar al número telefónico de ayuda. Eran alrededor de las 2 de la mañana. Su llamada la recibió un pastor, consejero entrenado de la Iglesia de Suecia.

 

El hombre comenzó a contarle lo que le sucedía, mientras el pastor escuchaba en silencio.

 

Luego de hablar durante casi cuatro minutos, el pobre hombre podía oír la respiración profunda al otro lado de la línea, por lo que preguntó en voz bien fuerte: “¿Está anotando lo que le digo?”, ante lo cual el pastor se despertó… pero sólo por unos breves minutos.

 

Al darse cuenta de que el pastor se había vuelto a dormir, el hombre colgó.

 

Lo bueno de todo esto fue que, al ser ignorado de tal forma el hombre se enojó tanto, que se olvidó de la idea que había tenido previamente de cometer suicidio.

 

La mayoría de nosotros podemos comprender su enojo. Como pastor, muchas veces prediqué sermones que no fueron escuchados por una gran parte de la congregación. Como padre, sé que hubo momentos en que mis hijos no escucharon mis consejos.

 

Seguramente usted también puede hacer su propia lista de momentos en que los demás estaban tan despreocupados, que no prestaron atención a lo que usted les decía.

 

Gracias a Dios que tenemos un Señor que siempre presta atención a las oraciones humildes y sinceras de su pueblo. Como dice el salmista: “El Señor jamás duerme ni se adormece”.

 

Es tan sólo otra forma de asegurarnos que el Señor está vigilante, y que constantemente nos escucha, protege y bendice.

 

Y si se pregunta por qué Dios hace esto por sus hijos, la respuesta es simple: debido a Jesucristo, su Hijo, nuestro Salvador y hermano.

 

Esa es la razón por lo cual elevamos nuestras oraciones “en el nombre de Jesús”.

 

ORACIÓN: Señor Dios, te doy gracias porque debido a lo que Jesús ha hecho, me has adoptado como miembro de tu familia en la fe. Y aún más, me regocijo porque siempre estás dispuesto a escuchar mis oraciones, a ayudarme en mi necesidad y protegerme. Padre celestial, ayúdame a estar igualmente listo a escucharte. En el nombre de Jesús. Amén.

 

 

Publicado originalmente en Paraelcamino.com

 

 

© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones

El hombre que rechazó un millón de dólares_Devocional_Cristo Para Todas Las Naciones (CPTLN) - Chile_27.11.2018

El hombre que rechazó un millón de dólares

… porque la raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual algunos, por codiciarlo, se extraviaron de la fe y acabaron por experimentar muchos dolores. 1 Timoteo 6:10

 

Gregory Perelman, de San Petersburgo, Rusia, es una persona inusual.

 

Por ser un genio, en 2010 ganó el premio Millennium de $1.000.000 otorgado por el Instituto de Matemáticas Clay de Cambridge, Massachusetts, Estados Unidos, porque resolvió un importante problema matemático.

 

Sin embargo, rechazó el dinero porque temía convertirse en un espectáculo, que lo expusieran como “animal en un zoológico”.

 

Gregory es inusual porque posee valores diferentes a los de la mayoría de nosotros.

 

Espero que usted conozca a una persona que posee valores diferentes a los del resto de la humanidad. Sabe a qué me refiero. Sabe que estoy hablando del Salvador. Considere lo que Jesús hizo para que usted pueda ser salvo:

  • Jesús dejó la gloria del cielo para andar por un mundo polvoriento y sucio.
  • Aun cuando él posee todo lo que existe, aceptó nacer en un establo inmundo.
  • Ejerció su ministerio en absoluta pobreza para que todo el que crea sea rico espiritualmente.
  • Sacrificó su vida inocente para que nuestras vidas culpables sean transformadas y podamos recibir el cielo.

 

Sin lugar a dudas, Jesús tenía valores diferentes, y por ello le doy gracias a Dios.

 

La vida, sufrimiento, sacrificio, muerte y resurrección del Salvador, han resuelto nuestro problema más grande: cómo reconciliar con Dios una humanidad pecadora.

 

Su obra nunca ganó un millón de dólares, pero sin lugar a dudas le debemos nuestra gratitud eterna.

 

ORACIÓN: Señor Jesús, te doy gracias porque tú has hecho lo que yo no podía hacer. Por tu vida desinteresada, tu muerte inocente y tu gloriosa resurrección, te doy mi agradecimiento eterno. Amén.

 

Versión original publicada en Paraelcamino.com. Editada por CPTLN – Chile.

 

© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones

Consuelo en la tristeza_Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones (CPTLN) - Chile. 26112018

Consuelo en la tristeza

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación. (2 Corintios 1:3)

 

 

Hay veces en que necesitamos la ayuda de otros.

 

Para tratar su depresión y encontrar paz para su vida, una persona buscó la ayuda de un psiquiatra a quien le explicó los traumas de su juventud y los fracasos de su vida que tanta angustia y dolor le causaban.

 

Una de las maneras en que el profesional le aconsejó que manejara la tristeza que lo embargaba, fue diciéndole que encarara la vida desde una perspectiva diferente: que disfrutara y se alegrara con las cosas positivas y buenas que le rodeaban.

 

Como sugerencia práctica, le dijo que quizás le ayudaría ir a ver a un comediante que aparentemente era muy bueno para hacer reír a las personas. Grande fue la sorpresa del médico cuando el hombre, luego de dar un gran suspiro, le dijo: “Si el ir a ver a ese comediante me va a hacer feliz, entonces estoy perdido, porque yo soy él”.

 

Al igual que el hombre de nuestra historia, muchas personas viven pretendiendo ser felices, y lo hacen bien, ya que la sociedad no está interesada en escuchar sus quejas. Muchas veces no queremos escuchar los problemas de los demás, porque con los nuestros ya tenemos más que suficiente.

 

Sin embargo, hay alguien que nos conoce muy bien y que nos ama tanto, que no necesitamos esconder de él nuestros problemas ni tristezas. El amor de Dios nos da la fuerza necesaria para recobrarnos de cualquier crisis y nos ayuda a seguir adelante con nuevos ímpetus.

 

En Jesucristo, Dios demostró que no sólo se preocupa por nosotros, sino que también se identifica con nuestros dolores y necesidades. Gracias al sacrificio de Jesús conocemos la compasión perfecta de Dios y su consuelo eterno.

 

Cuando los problemas y las dificultades le agobien recuerde que, con la ayuda de Jesucristo, podemos descansar en él, disfrutar de su consuelo y recibir la fuerza necesaria para vencer nuestras crisis y sufrimientos.

 

ORACIÓN: Padre celestial, ayúdanos a volvernos a ti para todas nuestras necesidades, y a darte gracias por todo lo que nos das. En el nombre de Jesús. Amén.

 

 

Biografía del autor: Esta devoción está basada en un texto escrito por Alexander Jesús Pérez León, de Venezuela.

 

 

 

© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones

Gracias. Cita de Salmos 106: 47-48

Gracias

Señor y Dios nuestro, ¡sálvanos! ¡Haz que regresemos de entre las naciones para que alabemos tu santo nombre, y alegres te cantemos alabanzas! ¡Bendito seas Señor, Dios de Israel, desde siempre y hasta siempre! Que todo el pueblo diga: «¡Amén!» ¡Aleluya! Salmo 106: 47-48

 

 

Un reservista de la Armada fue asaltado en la ciudad de Milwaukee, Estados Unidos. El informe policial dijo que, apuntándolo con una pistola en el cuello, fue forzado a tirarse al suelo. Así tuvo que permanecer mientras cuatro ladrones robaban su billetera, sus llaves, su celular y dieciséis dólares.

 

Cuando uno de los ladrones vio la identificación de la Armada en su billetera, ordenó a los demás a devolver todo lo robado diciendo que debían respetar a los militares. Luego le dio gracias al soldado por su servicio al país, se disculpó por el inconveniente y desapareció en la oscuridad de la noche junto con los demás.

 

En pocos minutos el reservista se levantó dando gracias porque no le había pasado nada de lo que podía haberle pasado.

 

Esta historia me recuerda una vieja anécdota acerca de Matthew Henry, el famoso estudioso de la Biblia.

 

Al igual que al reservista de nuestra historia, al Rev. Henry también le robaron y lo dejaron ileso. Esa noche, antes de irse a la cama, escribió en su diario lo siguiente: “Amado Dios, quiero agradecerte, primero, porque nunca antes me habían robado; segundo, porque aunque tomaron mi billetera, respetaron mi vida; tercero, porque aunque tomaron todo lo que tenía, no era mucho; y cuarto, porque yo fui robado y no fui yo quien robó”.

 

Al celebrar el Día de Acción de Gracias, me pregunto si todos podremos decir una oración como esa.

 

ORACIÓN: Amado Señor, muchos hemos pasado por momentos difíciles, pero no imposibles. Hemos pasado por momentos de soledad, pero contrarrestados por la presencia de nuestro eterno Salvador. Hemos cargado cruces, pero con Jesús a nuestro lado no nos han quebrantado. Señor, te damos gracias por el dolor que no hemos sufrido, las heridas que no hemos tenido, las pérdidas que nunca ocurrieron. Y te damos gracias por tu dádiva de gracia y libertad de la tiranía espiritual y terrenal. En el nombre de Jesús. Amén.

 

 

Publicado originalmente en Paraelcamino.com

 

 

© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones

La misericordia de Dios. Cita de Mateo 7:12.

La misericordia de Dios

Así que, todo lo que quieran que la gente haga con ustedes, eso mismo hagan ustedes con ellos, porque en esto se resumen la ley y los profetas (Mateo 7:12).

 

 

El pasaje bíblico para la devoción de hoy es parte del gran discurso de Jesús conocido como el “Sermón del Monte”. El texto antes indicado resume lo que muchos conocen como “la regla de oro”, o sea, tratar a los demás así como queremos que nos traten a nosotros.

 

Esta “regla” puede ser usada para evaluar el comportamiento en todo aspecto de la vida. Al comentar sobre los mandamientos, Martín Lutero explica que debemos tratar a los demás como quisiéramos ser tratados, sea nuestro hermano o hermana, padre o madre, compañero de trabajo, vecino o pastor.

 

Pero, si bien ésta es una guía útil que nos enseña cómo comportarnos, no refleja la forma en que un Dios perfectamente justo se comporta con nosotros.

 

Si la respuesta de Dios hacia nosotros dependiera de cómo nos comportamos con él -aun en nuestros mejores momentos- nos iría muy mal, pues su justicia no tiene comparación con la humana: es perfecta, absoluta e incapaz de ser satisfecha por nuestros esfuerzos o mejores intenciones.

 

Aun cuando le faltamos el respeto, lo ignoramos o no seguimos su Palabra, Dios sigue siendo paciente con nosotros. Aun cuando nos apartamos del camino correcto y desdeñamos la relación que tenemos con él, Dios está dispuesto a perdonarnos y a restablecer una relación genuina y saludable con nosotros.

 

En lugar de sanción, Dios ofrece misericordia, la interminable e inmerecida fuente de amor y perdón mostrada a la humanidad a través de la entrega sacrificada en la cruz de su Hijo Jesucristo. “Porque hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, quien dio su vida como rescate por todos…” (1 Timoteo 2:5-6a).

 

Jesús es la paciente misericordia de Dios otorgada gratuitamente a todo hombre.

 

ORACIÓN: Padre celestial, gracias por el perdón que tenemos a través de la muerte y resurrección de Jesús, tu Hijo eterno. Amén.

 

 

Biografía del autor:
Esta devoción está basada en un texto facilitado por el Rev. Josef Henning, pastor de la English Lutheran Fellowship en la ciudad de Randburg, Sudáfrica. Cristo Para Todas Las Naciones proclama el Evangelio en Sudáfrica desde sus oficinas en Johannesburgo.

 

 

Publicado originalmente en Paraelcamino.com

 

 

© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones

Adoptados como hijos. Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones (CPTLN) - Chile. 21_11_2018.

Adoptados como hijos

Pero cuando se cumplió el tiempo señalado, Dios envió a su Hijo, que nació de una mujer y sujeto a la ley, para que redimiera a los que estaban sujetos a la ley, a fin de que recibiéramos la adopción de hijos (Gálatas 4:4-5).

 

 

Artyom, un niño de siete años nacido en Rusia, fue adoptado por una familia de los Estados Unidos. Pero luego de tenerlo por seis meses, su familia adoptiva lo puso en un avión y lo envió de vuelta a Rusia. ¿La razón? Dijeron que Artyom era “mentalmente inestable”.

 

Por su parte, los médicos rusos que examinaron al niño dijeron no haberle encontrado ningún problema.

 

El presidente de Rusia dijo que quien tenía algún problema era la familia que había adoptado a Artyom, y que rechazar al niño había sido un “acto monstruoso… no sólo inmoral, sino también ilegal”.

 

Cuando escuché la noticia, recordé lo que Pablo escribió en Gálatas: “Dios envió a su Hijo a redimirnos para que podamos ser adoptados como hijos”.

 

Sí, nuestra fe en el Salvador nos ha hecho miembros adoptados en la familia de la fe. Gracias a lo que Jesús ha hecho por nosotros en Belén, Galilea, Judea, Samaria y en la cruz del calvario, a nosotros se nos ha dado una nueva vida.

 

Jesús hizo todas esas cosas a la perfección, incluyendo entregar su vida, para que nosotros podamos ser salvos y adoptados.

 

Lo que me entristece es que somos espiritualmente inestables. Somos parte de la familia de Dios, pero seguimos pecando, o sea, seguimos haciendo las cosas que hacíamos cuando pertenecíamos a la familia humana que no reconoce a Jesús.

 

Es asombroso que Dios no nos envíe de regreso. Pero no lo hace. La misericordia del Padre hace que nos perdone, nos ame, nos anime y nos apoye. Gracias a la obra de Jesús, completada en la cruz y aceptada en el Domingo de Resurrección, nuestro Padre celestial envía su Espíritu Santo para hacernos parte de la familia de fe.

 

ORACIÓN: Señor Dios, perdóname cuando no vivo como uno de tus hijos adoptados. Borra mis pecados y crea en mí un corazón nuevo. Haz que mi corazón esté agradecido por la obra y sacrificio de Jesús, para que viva como corresponde a un hijo tuyo. En el nombre de Jesús. Amén.

 

 

Publicado originalmente en Paraelcamino.com

 

 

© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones

Para mascotas. Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones (CPTLN) - Chile. 20112018.

Para mascotas

Jesús le dijo: «Primero deja que los hijos queden satisfechos, porque no está bien quitarles a los hijos su pan y echárselo a los perritos». La mujer le respondió: «Es verdad, Señor. Pero hasta los perritos comen debajo de la mesa las migajas que dejan caer los hijos». Entonces Jesús le dijo: «Por esto que has dicho, puedes irte tranquila; el demonio ya ha salido de tu hija» (Marcos 7:27-29).

 

 

Cuando el pastor Thomas se hizo cargo en forma interina de una iglesia presbiteriana en Los Ángeles, EE. UU., y vio que sólo unas pocas personas, todas con cabello blanco, asistían a la iglesia, decidió tratar de cambiar la situación, convirtiendo la casa de Dios en una casa de mascotas.

 

¿De qué se trataba? Tendrían servicios de 30 minutos con butacas individuales para mascotas, oraciones por las mascotas y a la salida repartirían galletas para las mascotas. Parece ser que este pastor no es más que parte de un movimiento que apoya la evangelización de las mascotas.

 

La iglesia para mascotas agrega toda una nueva y muy extraña dimensión a la religión. No tengo problemas si los seguidores de San Francisco de Asís quieren bendecir a los animales o hablar con ellos. Pero me preocupa que este pastor diga que “cuando amamos a un perro y este nos ama a nosotros, eso es parte de Dios y Dios es parte de eso”, pues eso no está en la Biblia.

 

Me preocupa cuando una profesora de religión en la Universidad de Georgetown, Texas, dice: “Más y más cristianos están convencidos de que las mascotas tienen alma”.

 

Me preocupa porque la idea de que un perro o un gato tengan alma no está en la Biblia. Es más, tal creencia es contraria a Génesis 2:7, donde dice que el hombre es único debido a que Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz hálito de vida, y el hombre se convirtió en un ser viviente.

 

Tanto al pastor como a esa profesora les diría: “No pueden cambiar lo que dice la Biblia sólo porque aman a sus mascotas”.

 

Dios envió a su Hijo a salvar a la humanidad pecadora de la condenación terrenal y eterna. Jesús vivió, sufrió, murió y resucitó para que pudiéramos ser perdonados, limpiados, reconciliados y redimidos. Y si bien amo a las mascotas, es demasiado pedir que Dios enviara a su Hijo para sufrir y dar su vida por ellas.

 

ORACIÓN: Padre celestial, te doy gracias por “todas las cosas brillantes y bellas, todas las criaturas grandes y pequeñas, todas las cosas sabias y maravillosas, el Señor las hizo todas”. Por las maravillas de este mundo, incluyendo a las mascotas, estoy agradecido, pero más que todo te estoy eternamente agradecido por haber enviado a tu Hijo a salvarme. En su nombre. Amén.

 

 

Publicado originalmente en Paraelcamino.com

 

 

© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones

Dios nos habla. Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones (CPTLN) - Chile. 19112018. Foto de hombre sentado en un banco, en un campo rodeado de pasto, frente al mar, inclinado, con una mano en su barbilla, leyendo un libro.

Dios nos habla

Entonces el Señor se detuvo junto a él, y lo llamó como las otras veces: «¡Samuel, Samuel!» Y Samuel respondió: “Habla, Señor, que tu siervo escucha” (1 Samuel 3:10).

 

La comunicación directa de Dios con el hombre es algo maravilloso. Dos preguntas se me ocurren al leer el pasaje para la devoción de hoy: ¿cómo es que Dios nos habla?, ¿cómo reaccionamos cuando Dios nos habla?

En este texto, Dios le está hablando a Samuel, un joven a quien sus padres habían llevado para que fuera criado por Elí, el sumo sacerdote, para servir en la casa del Señor. Samuel desconocía la forma en que Dios hace las cosas, por lo que recurrió a Elí a pedirle consejo. Elí le aconsejó que le respondiera directamente a Dios y que escuchara lo que Dios le dijera. De esta manera, el Todopoderoso le revela a Samuel muchas cosas acerca de la vida de Elí, de sus hijos y del pueblo de Israel.

De esta meditación podemos dar respuesta a muchas preguntas y aplicarlas a nuestra vida diaria. Dios se comunica con sus hijos a través de su Palabra. Pero, en ciertos momentos de nuestras vidas, no queremos oírlo, sino que en vez de escuchar la voz de Dios escuchamos la voz del mundo.

Dios quiere que tengamos una relación personal y cercana con él. Yo he experimentado el amor íntimo de Dios durante mis humillaciones. Aprender, con la ayuda del Espíritu Santo, a escuchar la voz de Dios a través de su Palabra, le transformará la vida.

La Palabra de Dios es vida. En ella encontramos el mensaje eterno de salvación ganado por Jesucristo para cada uno de nosotros. Sí, Dios nos habla y nos llama a una vida de servicio abnegado y de obediencia.

Él está llamando. ¿Usted lo escucha?

ORACIÓN: Dios todopoderoso, te damos gracias porque enviaste a tu hijo Jesús a este mundo para sufrir, morir y resucitar para abrirnos el camino al cielo. Llénanos de tu Espíritu Santo para que podamos identificar tu voz divina en medio de los ruidos y distracciones de la vida. En el nombre de Jesús. Amén.

 

Biografía del autor:La devoción para este día está basada en un texto enviado por Fanta Christine, miembro de la Iglesia Evangélica Luterana en Camerún, África.

Publicado originalmente en Paraelcamino.com

 

© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones