belleza-interior-devocional-15102018-foto-de-ostra-en-la-arena-con-perla-en-su-interior

Belleza interior

Dios mío, por tu gran misericordia, ¡ten piedad de mí!; por tu infinita bondad, ¡borra mis rebeliones! Lávame más y más de mi maldad; ¡límpiame de mi pecado! Salmo 51:1-2

 

Muchas de las señoras que escuchan mi programa tienen alhajas hechas con perlas. ¿Sabe que las perlas son un producto del dolor? Los que saben de estas cosas me dicen que cuando una sustancia extraña, una sustancia irritante como un grano de arena, se mete dentro de una ostra, le causa dolor. Por esa razón, la ostra reviste el grano de arena con una sustancia llamada nácar. Capa tras capa, el nácar va cubriendo la sustancia irritante, produciendo, como resultado, una hermosa perla.

Esta reacción no se limita a las perlas solamente. Muchas personas maravillosas que tengo la bendición de conocer han hecho la misma cosa en sus vidas. De algún modo, el pecado y Satanás lograron introducir algo irritante en sus vidas. A veces fue algo pequeño, otras veces fue algo terrible y trágico. Bien podrían haber permitido que ese “algo” irritante los destruyera, pero no lo hicieron. En vez de entregarse a la desesperación, eligieron buscar al Señor.

Por medio de la Palabra, los sacramentos y el consuelo del Espíritu Santo, las almas que sufren reciben esperanza para sus vidas y paz en sus corazones. El Señor las cubre una y otra vez con su amor y su misericordia para que su dolor sea apaciguado y puedan vivir en tranquilidad una vez más.

Pero Dios proporciona un mejor beneficio que la mera desaparición del dolor. Una vez que estas personas han conquistado su problema por medio de la gracia de Dios, a menudo ellas descubren que una hermosa perla ha sido producida dentro de ellas y sus vidas adquieren un valor que no tenían antes.

ORACIÓN: Amado Señor que eres todo gracia y misericordia, te doy gracias porque en tu constante amor has borrado mis pecados, y por medio de la sangre de Jesús has lavado mis transgresiones. Te pido tu ayuda para conquistar las cosas irritantes que aún quedan en mi vida. Haz de mi vida un hermoso testimonio de Jesús, mi Salvador. En su nombre te lo ruego. Amén.

 

Publicado originalmente en Paraelcamino.com

© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones

Belleza interior

You May Also Like

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *