web-devocional-cristo-para-todas-las-naciones-chile-1807018

Escogidos

En ningún otro hay salvación, porque no se ha dado a la humanidad ningún otro nombre bajo el cielo mediante el cual podamos alcanzar la salvación. Hechos 4:12

 

Una vez, cuando estaba en una heladería que normalmente ofrece una gran variedad de sabores, sucedió que debido a un retraso del camión repartidor, el hombre que atendía no tenía mucho que ofrecer.

Atendiendo a la mujer que estaba frente a mí, simplificó la selección diciendo: “¿Qué puedo servirle: chocolate o vainilla?”

La señora, quien no había leído las explicaciones en la puerta, preguntó: “¿Por qué no tiene más sabores?”. La respuesta del dependiente fue de lo más colosal: “Señora, si supiera el tiempo que le lleva a la gente decidirse entre chocolate y vainilla, JAMÁS querría tener más sabores para escoger”.

Las opciones están a la orden del día.

Si va al centro comercial se verá forzado a elegir entre una docena de películas que dicen: “¡No deje de verla!”. Si va a comprar dentífrico deberá decidir con flúor o normal, con sabor a menta o a goma de mascar, con blanqueador o sin él. El escoger es una de las alegrías y de las cargas de la vida.

Excepto cuando se trata de un salvador. Cuando miramos a la lista de salvadores que ha habido en este mundo, encontramos… a Jesús. Jesús es el único Salvador que este mundo ha visto y que jamás verá.

Sé que hay muchos que quieren hacernos creer que pueden salvarnos diciendo una y otra vez “confía en mí”, “deposita tu confianza, tu voto, tu esperanza en mí”. Pero en realidad, lo más que pueden ofrecer es un alivio temporal para problemas pasajeros.

Tan solo Jesús, a través de su vida, muerte y resurrección, puede cambiar la eternidad de todos los que creen en Él.

Tener que escoger puede parecer agobiante. Por ello reconforta el saber que, en lo que a Dios respecta, no hay demasiadas elecciones disponibles. De hecho, no hay elección. Es Jesús o nadie.

Así que la próxima vez que le den a elegir entre “chocolate o vainilla”, dé gracias por Jesús, el único Redentor que puede salvar.

ORACIÓN: Querido Señor, te doy gracias por haberme elegido. Ayúdame a hablar a mis amigos y familia acerca de Jesús, el único Salvador que necesitan conocer. En su nombre. Amén.

De una devoción escrita originalmente para “By the Way”

Publicado en Paraelcamino.com

© Copyright 2017 Cristo Para Todas Las Naciones

web-devocional-cristo-para-todas-las-naciones-chile-17072018

Destrucción

Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni los ángeles, ni los principados, ni las potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor que Dios nos ha mostrado en Cristo Jesús nuestro Señor. Romanos 8:38-39

 

Una de las ventajas de vivir en la ciudad de St. Louis, estado de Missouri, es que el cambio de las estaciones del año produce paisajes inigualables. Recuerdo en especial una puesta de sol tan impactante, que llegó a conmoverme.

Mientras contemplaba los tonos de rojos y naranjas con que Dios pintaba el cielo, me vino a la memoria una historia del científico Albert Einstein. Una vez, este hombre brillante estaba caminando por la Universidad de Princeton, mirando las estrellas. En un momento se detuvo y, mirando al cielo, suspiró y dijo: “De todos modos, a eso la bomba atómica no lo puede destruir”.

A menudo, cuando leemos los periódicos y escuchamos las noticias, nos resulta fácil pensar que ya no hay esperanza para la humanidad. Parece que el mundo va de una tragedia y emergencia a otra, que una crisis reemplaza a otra y que la paz nunca va a ser alcanzada.

En esos momentos vale la pena que recordemos que Dios es quien está en control, y no la humanidad. Ni siquiera todo el odio del mundo puede destruir el amor de Dios, ni todo el pecado que nos rodea puede destruir la paz que tenemos en Jesús, ni poner de vuelta en la tumba al Salvador resucitado.

Cada vez que podamos, miremos un atardecer, un cielo estrellado o la cruz del Calvario, pues al hacerlo, recordaremos que ninguna mente humana puede destruirlos.

ORACIÓN: Querido Señor, me deleito al saber que nada me puede apartar de tu amor ni destruir la paz que tengo en Jesús. Ayúdame a vivir en la seguridad que sólo tú puedes dar y a compartir con los demás esa paz que sobrepasa todo entendimiento. Te lo pido en el nombre de mi Salvador. Amén.

 

De una devoción escrita originalmente para “By the Way”

Publicado en Paraelcamino.com

© Copyright 2017 Cristo Para Todas Las Naciones

web-devocional-cristo-para-todas-las-naciones-chile-16072018

Brilla

Por lo demás, hermanos, piensen en todo lo que es verdadero, en todo lo honesto, en todo lo justo, en todo lo puro, en todo lo amable, en todo lo que es digno de alabanza; si hay en ello alguna virtud, si hay algo que admirar, piensen en ello. Lo que ustedes aprendieron y recibieron de mí; lo que de mí vieron y oyeron, pónganlo por obra, y el Dios de paz estará con ustedes. Filipenses 4:8-9

 

¿Recuerda cómo se forman las estalactitas, una gota por vez? Sí, sé que es posible que viva en un lugar donde las estalactitas nunca se forman. Si es así, piense en el palacio de hielo del Dr. Zhivago.

Si el agua que forma la estalactita es pura, podemos deducir que la estalactita también estará limpia y será clara, por lo que relucirá brillantemente cuando el sol se abra camino a través de ella. En cambio, si el agua que sirve de fuente a la estalactita está sucia, la estalactita será grisácea y opaca, y su belleza se verá estropeada.

Con las personas sucede lo mismo. Si bien es cierto que a veces somos formados por las grandes decisiones y pruebas de la vida, la mayoría de las veces somos forjados como una estalactita: gota a gota y por las cosas pequeñas de cada día. Si las cosas que nos rodean son impuras y contaminadas, nuestras vidas y nuestro testimonio del Salvador nunca serán claros y bellos como el Señor ha planificado para nosotros.

Por esto es que San Pablo animó a los creyentes en Filipo, y también a nosotros, a pensar en lo que es verdadero, respetable, justo y puro. Él sabía que, si nos rodeamos de las virtudes del Señor y si constantemente pensamos acerca de la bondad y la gracia de Dios, tendremos la paz y la alegría en Jesús que el mundo no puede conocer ni entender.

Ciertamente, si evitamos el mal y pensamos en lo que es bueno, nuestras vidas mejorarán y seremos testigos más puros de que Jesús dio su vida para nuestra salvación.

ORACIÓN: Querido Dios, crea en mí un corazón nuevo, un corazón limpio, un corazón agradecido. Ayúdame a evitar lo que sea malo y a permanecer en todo lo que es bueno y viene de ti. Conviérteme en un reflejo evidente del amor y la gracia que he recibido por el sacrificio del Salvador. En el nombre de Jesús. Amén.

 

Originalmente publicado en Paraelcamino.com

© Copyright 2017 Cristo Para Todas Las Naciones

web-devocional-cristo-para-todas-las-naciones-chile-13072018

Hasta que cinco años nos separen…

Le preguntaron: “Entonces, ¿por qué Moisés mandó darle a la esposa un certificado de divorcio y despedirla?” Él les respondió: “Moisés les permitió hacerlo porque ustedes tienen muy duro el corazón, pero al principio no fue así.” Mateo 19:7-8

 

El año que viene, Pam y yo cumpliremos 50 años de casados.

Todos esos años juntos, como en todos los matrimonios, han estado marcados por momentos buenos y momentos malos, momentos felices y momentos tristes. El que aún nos mantengamos juntos se debe a la gracia del Señor, al amor de una maravillosa mujer, al apoyo de las buenas personas que nos rodearon y a ser conscientes de que el divorcio nunca fue una opción.

Pero supongamos… sólo supongamos, que nuestro matrimonio nunca hubiera tenido todo ese apoyo. Esa pregunta fue formulada por Helen Goltz, de Australia, quien considera que el matrimonio para toda la vida se ha convertido “en cosa del pasado”.

¿Qué es lo que Helen propone? Ella sugiere que, así como tenemos contratos a plazo fijo para comprar propiedades, carros y seguros, deberíamos tratar lo mismo en el matrimonio. Helen piensa que las parejas deberían tratar de hacer del matrimonio un contrato renovable por cinco años. De esa manera, si alguno no es feliz, al finalizar el contrato podrían irse cada uno por su lado, o renovarlo por cinco años más.

Si bien suena algo extraño, no me sorprendería que en algunos años más alguien venga a proponer esa idea. Después de todo, Jesús no se sorprendió cuando los fariseos le dijeron que Moisés había permitido el divorcio por cualquier motivo. Jesús no se sorprendió, pero tampoco se impresionó, sino que defendió el matrimonio y la idea de Dios de que la unión voluntaria de un hombre y una mujer es para toda la vida. Él dijo: “Moisés les permitió hacerlo porque ustedes tienen muy duro el corazón, pero al principio no fue así”.

Su respuesta puede ser aplicada a otras situaciones. Cada vez que el mundo dice que las Escrituras deben ser reemplazadas por una nueva moralidad, o por ninguna moralidad, nosotros, los que hemos sido redimidos por la sangre de Jesucristo, podemos decir: “Esa idea nació de un corazón endurecido, y no de la voluntad de Dios, porque lo que ellos proponen no es el camino que Dios quiere que su pueblo siga”.

Aunque diciendo esto pueda que no nos haga tener un montón de simpatizantes, por lo menos sabrán cuál es nuestra posición: del lado del Señor, cuyo amor se muestra en la cruz, y no en un contrato de duración determinada.

ORACIÓN: Padre celestial, te doy gracias porque el compromiso con la humanidad que demostraste en Jesús no tiene límite ni es sólo por un tiempo, sino para siempre. Permite que mi vida esté igualmente comprometida con Él. En su nombre. Amén.

 

Originalmente publicado en Paraelcamino.com

 

© Copyright 2017 Cristo Para Todas Las Naciones

web-devocional-cristo-para-todas-las-naciones-chile-12072018

Resistir la tentación

(Jesús dijo) Manténganse despiertos, y oren, para que no caigan en tentación. A decir verdad, el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil. Marcos 14:38

 

Enfrentando el horroroso peso de su arresto, interrogatorio y el cruel camino hacia el Gólgota, Jesús dijo las palabras arriba mencionadas. Esta advertencia de Jesús, dicha a sus discípulos en el Jardín del Getsemaní hace unos dos mil años, se repite a través de los años a cada creyente que ha enfrentado la tentación.

En profundo padecimiento y pena, perturbado y ansioso, Jesús les dijo a sus discípulos cómo resistir cuando nuestra naturaleza pecaminosa, o las circunstancias, nos inducen a actuar mal: “Vigilen y oren”. En otras palabras, la única forma en que podemos resistir la tentación es pidiendo la ayuda de Dios.

La ayuda de Dios está disponible porque Jesucristo, su Hijo, no cedió a la tentación. Él vivió una vida de perfecta obediencia, murió una muerte de perfecto sacrificio y volvió a la vida, convirtiéndose así en un perfecto Salvador.

¿Cómo puede usted resistir la tentación? La respuesta simple es vigilar y orar en el nombre de Jesucristo. Si Jesucristo es su Señor y Salvador, él le va a ayudar a resistir la tentación y también le va a perdonar cuando falle en resistir.

Porque cuando nuestra resistencia falla, su misericordia permanece firme.

ORACIÓN: Padre celestial, nuestra oración es simple: ayúdanos a estar alerta y orar. Nuestro espíritu está dispuesto, pero nuestra carne es débil. Gracias por la victoria que nos has dado a través del perfecto sacrificio de tu Hijo, nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Amén.

 

Biografía del autor: Esta devoción fue escrita por un voluntario de Cristo Para Todas Las Naciones en Tailandia.

 

Originalmente publicado en Paraelcamino.com

 

© Copyright 2017 Cristo Para Todas Las Naciones

web-devocional-cristo-para-todas-las-naciones-chile-11072018

Imperfecciones

Vengan ahora, y pongamos las cosas en claro. Si sus pecados son como la grana, se pondrán blancos como la nieve. Si son rojos como el carmesí, se pondrán blancos como la lana. Isaías 1:18

 

Los seres humanos hacen cualquier cosa con tal de cubrir sus pecados y sus fallas. No hace mucho una señora, Directora de Educación para Adultos en una universidad estatal, compartió la triste historia de un hombre que se presentó en la escuela para aprender a leer.

Lo que le sorprendió no fue que el hombre no supiera leer, sino que su esposa no lo sabía. En sus once años de matrimonio, él había logrado ocultárselo. ¿Cómo lo logró? Fácil… cada noche, después de la cena, el hombre se sentaba en el sofá de la sala, sostenía el periódico y durante una hora pretendía leer.

Ese hombre bien podría ser la representación de la humanidad, ya que la mayoría de nosotros, al igual que él, tratamos de esconder nuestras fallas mostrando lo bueno y disimulando lo malo.

Lamentablemente, cuando se trata del pecado, disimular es todo lo que podemos hacer. Disimular, enmascarar, camuflar o cubrir nuestros pecados…

Únicamente el Señor es quien tiene el poder de borrar nuestros pecados. Sólo a través de la sustitución del Salvador enviado del cielo, nuestros pecados color escarlata quedan blancos como la nieve.

Por lo tanto, si hay algún pecado que le molesta y que no logra sacarse de encima, pruebe dárselo al Señor. Porque gracias a la vida, muerte, resurrección y presencia de Jesús, el perdón ha sido dado a millones… y también puede ser dado a uno más: usted.

ORACIÓN: Amado Señor, te doy gracias porque, en la persona de tu Hijo, has otorgado perdón a la larga fila de pecadores que te han buscado. Ayúdame a encontrar júbilo en el regalo de misericordia expresado en la sangre derramada en la cruz, que ha cambiado mi vida ahora y para la eternidad. En el nombre de Jesús. Amén.

 

De una devoción escrita originalmente para “By the Way”

Publicado en Paraelcamino.com

© Copyright 2017 Cristo Para Todas Las Naciones

web-devocional-cristo-para-todas-las-naciones-10072018

Vayan y busquen invitados

La fiesta de bodas ya está preparada, pero los que fueron invitados no eran dignos de asistir. Por tanto, vayan a las encrucijadas de los caminos, e inviten a la fiesta de bodas a todos los que encuentren. Los siervos salieron por los caminos y juntaron a todos los que encontraron, lo mismo malos que buenos, y la fiesta de bodas se llenó de invitados. Mateo 22:8b-10

 

En mi búsqueda de noticias para las Devociones Diarias, he podido apreciar lo vigente que se mantienen las palabras de las Escrituras, por ejemplo las que inspiran la devoción para hoy. En la Agencia de Noticias Reuters se encuentra un artículo que habla acerca de cómo, aun en tiempos difíciles, en Japón se continúa con la costumbre de hacer grandes festejos para las bodas invitando a tantos familiares, amigos y compañeros de trabajo como sea posible.

Una vez en la boda, dichos invitados no sólo están presentes, sino que participan activamente. Los jefes dan discursos, los amigos hacen representaciones, los familiares hacen sociales. Es todo un acontecimiento.

Pero, ¿qué ocurre si al tío Pedro se le da por beber demasiado, o si los primos no pueden asistir, o si el jefe no tiene modales?

¡No hay problema!, dice una Compañía de Agentes en Tokio. Por $200 ellos alquilan un invitado. Por $50 más, ese invitado puede cantar o bailar. Y, si es necesario, por $100 más puede dar un discurso que hará emocionar a todos.

¿No le parece que lo que ocurre en Japón tiene increíble similitud con la historia de Jesús sobre la fiesta de bodas? Por ejemplo, en ambas situaciones quienes habían sido invitados a la boda no asistieron, por lo que el anfitrión decidió hacer uso de su ingenio.

A fin de que el salón de recepción japonés esté lleno, ellos rentan a sus invitados; en la historia de Jesús, los sirvientes salen y reclutan invitados. En ambas situaciones, lo que se quiere es llenar la casa.

Pero también hay una diferencia. Perder una boda japonesa no es el fin del mundo, pero no entrar en el banquete celestial será una omisión de la cual se arrepentirá para siempre.

Para que usted pueda estar en la fiesta de bodas celestial, Jesús pagó un gran precio. No fueron ni doscientos ni trescientos dólares. No. El precio que pagó fue su vida. Su sacrificio fue muy grande, y su invitación la más misericordiosa y única, por la cual debemos estar agradecidos.

ORACIÓN: Gracias, amado Jesús, por haber hecho posible que sea invitado a tu fiesta de bodas celestial. Ayúdame a hacer todo lo posible para que tu invitación llegue también a muchos más. En tu nombre. Amén.

 

Originalmente publicado en Paraelcamino.com

© Copyright 2017 Cristo Para Todas Las Naciones

web-devocional-cristo-para-todas-las-naciones-chile-09072018

Conectados

También me dijo: ‘Ya está hecho. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tenga sed, yo le daré a beber gratuitamente de la fuente del agua de la vida’. Apocalipsis 21:6

 

Hoy quiero hacerle una pregunta: “¿Está usted conectado?”

Un hospital del medio oeste descubrió que no estaba conectado. Esta es la historia: durante 35 años, ese hospital había confiado en que contaba con un equipo de seguridad para caso de incendio. Pero, sorprendentemente, nunca se había efectuado la conexión con la red de agua pública.

La cañería se extendía 4 pies bajo tierra desde el edificio, pero eso era todo.

Durante 35 años, el personal médico y los pacientes habían confiado en ese sistema: el equipo costoso, las válvulas relucientes, los grifos, todo estaba bien puesto y era adecuado, excepto por una cosa… no había agua.

Y usted, ¿está conectado?

Yo sé que su vida cuenta con todos los signos externos de éxito necesarios como casa, comida, vestimenta, televisión y radio. Pero, ¿está usted conectado?

¿Está usted conectado a quien puede salvarlo en caso de catástrofe… evento que llegará tarde o temprano? ¿Es Jesucristo su Salvador? Oro para así sea. Él quiere estar conectado a usted.

Para que el Espíritu Santo lo pueda conectar, Jesús, nuestro Salvador, vivió, sufrió, murió y resucitó. Es por ello que todo aquél que cree en él recibe la bendita y completa conexión con él, que es “la fuente del agua de vida”.

¿Conoce usted a alguien que no esté conectado? Si es así, recuérdelo en sus oraciones. Y recuerde también dar gracias siempre por las bendiciones que recibe de su Señor.

ORACIÓN: Padre celestial, gracias por la vida que nos has dado a través de la muerte y resurrección de tu hijo Jesús. Oro por quienes aún no lo conocen. Envía tu Espíritu Santo para que puedan reconocer su pecado y su gran necesidad del Salvador. Utilízanos, amado Señor, para tocar sus vidas. En el nombre de Jesús. Amén.

 

De una devoción escrita originalmente para “By the Way”

Publicado en Paraelcamino.com.

© Copyright 2017 Cristo Para Todas Las Naciones

web-devocional-cristo-para-todas-las-naciones-chile-06072018

Lo primero es lo primero

¿Acaso la doncella se olvida de sus galas? ¿Acaso la novia se olvida de su vestido de bodas? Jeremías 2:32a

 

Según el profeta Jeremías, las jóvenes no se olvidan de sus joyas y las novias no olvidan sus vestidos de novia.

Sin embargo, unos miles de años después en Bridgeport, Connecticut, hubo una excepción a estas reglas: a Georgina Clemons se le olvidó su vestido de novia.

Georgina no es la clase de mujer olvidadiza que tiene la cabeza en cualquier lado. Al contrario, siempre está bien atenta a todo. Pero cuando vio que una casa se estaba quemando, entró corriendo a advertir a quienes estaban adentro lo que estaba sucediendo, sin darse cuenta que todavía llevaba puesto su vestido de novia.

Georgina no sólo se olvidó de su vestido de novia, sino también de su seguridad personal y puso a la familia de Eitelberg en primer lugar. Los Eitelbergs están vivos porque Georgina pensó que sus vidas eran más importantes que su vestido de novia.

Jeremías probablemente se asombraría al oír de una novia que no se olvidó de sus prioridades. Jesús es algo parecido.

Lo primero que aprendimos en escuela dominical fue que Jesús, el Salvador, siempre puso primero a los demás. Él abandonó su lugar en el cielo y bajó a la tierra para ser uno de nosotros. El verdadero Hombre y verdadero Dios dejó la adoración de los ángeles y la perfección del paraíso para tomar nuestro lugar bajo la ley, para poder resistir la tentación y para poder conquistar a la muerte y salvarnos.

Para Jesús, nosotros somos la más alta de las prioridades.

Después que Georgina salvó a esa familia, le preguntaron: “¿Estás bien? ¿Te hiciste daño?” A lo que ella contestó: “Parece que se dañaron mis zapatos”, pero enseguida agregó: “Pero los zapatos no tienen ninguna importancia; lo importante es que todos están a salvo”.

Un hombre afortunado está casado con una chica que sabe que lo primero es lo primero…

Y nosotros hemos sido bendecidos con un Salvador cuyas palmas llevan las cicatrices de unos clavos. Es el precio que él estuvo dispuesto a pagar para asegurar que todos nosotros pudiéramos ser salvos por la eternidad. Un Salvador que sabe que lo primero es lo primero.

ORACIÓN: Señor Jesús, te doy gracias porque salvar a la humanidad fue tu mayor prioridad. Te pido que me ayudes para que pueda seguirte con lealtad resuelta. Aún más, te pido que, con la ayuda del Espíritu Santo, pueda mantener mis prioridades en orden. En tu santísimo nombre. Amén.

 

© Copyright 2017 Cristo Para Todas Las Naciones

web-devocional-cristo-para-todas-las-naciones-chile-05072018

El tesoro que no se devalúa

No acumulen ustedes tesoros en la tierra, donde la polilla y el óxido corroen, y donde los ladrones minan y hurtan. Por el contrario, acumulen tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el óxido corroen, y donde los ladrones no minan ni hurtan. Pues donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón. Mateo 6:19-21

 

Imagine una búsqueda del tesoro. A medida que la búsqueda del tesoro avanza, la emoción aumenta. En su curso se encuentran obstáculos: una pared que escalar, un lago que cruzar a nado. Conquistando estos, uno continúa concentrado en alcanzar la meta que persigue hasta que, finalmente, consigue encontrar el lugar del tesoro.

Su corazón late fuertemente y su cuerpo duele por todo el esfuerzo invertido para llegar hasta allí. Se presiona, sabiendo que ya está cerca de la meta y el tan ansiado y codiciado tesoro pronto será suyo. Pero imagine su decepción al ver que el cofre no contiene ni oro ni joyas, sino un montón de basura maloliente y cubierta de moscas.

Busque los tesoros de este mundo, y lo máximo que encontrará es justamente esa clase de tesoro.

La devoción para este día se refiere a este tipo de cosas -las cosas de este mundo que uno trata de amontonar y se esmera tanto en cuidar– que para lo único que sirven es para ir directo al basurero.

En lugar de esas cosas, busque las cosas que son de Dios -su verdad, su amor y, por sobre todo, su Hijo. Dios ya nos ha dado el mapa del tesoro (la Biblia) a fin de encontrar el tesoro de vida eterna. Con ella podemos evadir el camino minado de este mundo, conquistar las dificultades que se presentan en nuestro diario caminar y, finalmente, a través de su gracia, ganar el tesoro más preciado de todos: vida eterna con Dios a través de la fe en Jesucristo.

La pregunta que Dios le hace hoy es: ¿qué tesoro está buscando, uno que se deteriorará y destruirá con el pasar del tiempo, o uno que se mantendrá vigente en el cielo, preservado para la eternidad, mucho más que ningún otro tesoro que este mundo pueda ofrecer?

Que el Espíritu de Dios le guíe a la verdad en la búsqueda de su tesoro.

ORACIÓN: Padre celestial, oramos por quienes te buscan inspirados por el Espíritu Santo. Recuérdanos que tu tesoro es verdad, tu premio es eterno y tu gracia es suficiente para salvarnos del error de ir tras otros dioses y tesoros llenos de cosas sin valor real. En el nombre de tu Hijo. Amén.

 

Biografía del autor: Esta devoción fue escrita por Lauren Paschke, voluntario de Cristo Para Todas Las Naciones en Australia.

Originalmente publicado en Paraelcamino.com.

© Copyright 2017 Cristo Para Todas Las Naciones