Gracias. Cita de Salmos 106: 47-48

Gracias

Señor y Dios nuestro, ¡sálvanos! ¡Haz que regresemos de entre las naciones para que alabemos tu santo nombre, y alegres te cantemos alabanzas! ¡Bendito seas Señor, Dios de Israel, desde siempre y hasta siempre! Que todo el pueblo diga: «¡Amén!» ¡Aleluya! Salmo 106: 47-48

 

 

Un reservista de la Armada fue asaltado en la ciudad de Milwaukee, Estados Unidos. El informe policial dijo que, apuntándolo con una pistola en el cuello, fue forzado a tirarse al suelo. Así tuvo que permanecer mientras cuatro ladrones robaban su billetera, sus llaves, su celular y dieciséis dólares.

 

Cuando uno de los ladrones vio la identificación de la Armada en su billetera, ordenó a los demás a devolver todo lo robado diciendo que debían respetar a los militares. Luego le dio gracias al soldado por su servicio al país, se disculpó por el inconveniente y desapareció en la oscuridad de la noche junto con los demás.

 

En pocos minutos el reservista se levantó dando gracias porque no le había pasado nada de lo que podía haberle pasado.

 

Esta historia me recuerda una vieja anécdota acerca de Matthew Henry, el famoso estudioso de la Biblia.

 

Al igual que al reservista de nuestra historia, al Rev. Henry también le robaron y lo dejaron ileso. Esa noche, antes de irse a la cama, escribió en su diario lo siguiente: “Amado Dios, quiero agradecerte, primero, porque nunca antes me habían robado; segundo, porque aunque tomaron mi billetera, respetaron mi vida; tercero, porque aunque tomaron todo lo que tenía, no era mucho; y cuarto, porque yo fui robado y no fui yo quien robó”.

 

Al celebrar el Día de Acción de Gracias, me pregunto si todos podremos decir una oración como esa.

 

ORACIÓN: Amado Señor, muchos hemos pasado por momentos difíciles, pero no imposibles. Hemos pasado por momentos de soledad, pero contrarrestados por la presencia de nuestro eterno Salvador. Hemos cargado cruces, pero con Jesús a nuestro lado no nos han quebrantado. Señor, te damos gracias por el dolor que no hemos sufrido, las heridas que no hemos tenido, las pérdidas que nunca ocurrieron. Y te damos gracias por tu dádiva de gracia y libertad de la tiranía espiritual y terrenal. En el nombre de Jesús. Amén.

 

 

Publicado originalmente en Paraelcamino.com

 

 

© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones

La misericordia de Dios. Cita de Mateo 7:12.

La misericordia de Dios

Así que, todo lo que quieran que la gente haga con ustedes, eso mismo hagan ustedes con ellos, porque en esto se resumen la ley y los profetas (Mateo 7:12).

 

 

El pasaje bíblico para la devoción de hoy es parte del gran discurso de Jesús conocido como el “Sermón del Monte”. El texto antes indicado resume lo que muchos conocen como “la regla de oro”, o sea, tratar a los demás así como queremos que nos traten a nosotros.

 

Esta “regla” puede ser usada para evaluar el comportamiento en todo aspecto de la vida. Al comentar sobre los mandamientos, Martín Lutero explica que debemos tratar a los demás como quisiéramos ser tratados, sea nuestro hermano o hermana, padre o madre, compañero de trabajo, vecino o pastor.

 

Pero, si bien ésta es una guía útil que nos enseña cómo comportarnos, no refleja la forma en que un Dios perfectamente justo se comporta con nosotros.

 

Si la respuesta de Dios hacia nosotros dependiera de cómo nos comportamos con él -aun en nuestros mejores momentos- nos iría muy mal, pues su justicia no tiene comparación con la humana: es perfecta, absoluta e incapaz de ser satisfecha por nuestros esfuerzos o mejores intenciones.

 

Aun cuando le faltamos el respeto, lo ignoramos o no seguimos su Palabra, Dios sigue siendo paciente con nosotros. Aun cuando nos apartamos del camino correcto y desdeñamos la relación que tenemos con él, Dios está dispuesto a perdonarnos y a restablecer una relación genuina y saludable con nosotros.

 

En lugar de sanción, Dios ofrece misericordia, la interminable e inmerecida fuente de amor y perdón mostrada a la humanidad a través de la entrega sacrificada en la cruz de su Hijo Jesucristo. “Porque hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, quien dio su vida como rescate por todos…” (1 Timoteo 2:5-6a).

 

Jesús es la paciente misericordia de Dios otorgada gratuitamente a todo hombre.

 

ORACIÓN: Padre celestial, gracias por el perdón que tenemos a través de la muerte y resurrección de Jesús, tu Hijo eterno. Amén.

 

 

Biografía del autor:
Esta devoción está basada en un texto facilitado por el Rev. Josef Henning, pastor de la English Lutheran Fellowship en la ciudad de Randburg, Sudáfrica. Cristo Para Todas Las Naciones proclama el Evangelio en Sudáfrica desde sus oficinas en Johannesburgo.

 

 

Publicado originalmente en Paraelcamino.com

 

 

© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones

Adoptados como hijos. Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones (CPTLN) - Chile. 21_11_2018.

Adoptados como hijos

Pero cuando se cumplió el tiempo señalado, Dios envió a su Hijo, que nació de una mujer y sujeto a la ley, para que redimiera a los que estaban sujetos a la ley, a fin de que recibiéramos la adopción de hijos (Gálatas 4:4-5).

 

 

Artyom, un niño de siete años nacido en Rusia, fue adoptado por una familia de los Estados Unidos. Pero luego de tenerlo por seis meses, su familia adoptiva lo puso en un avión y lo envió de vuelta a Rusia. ¿La razón? Dijeron que Artyom era “mentalmente inestable”.

 

Por su parte, los médicos rusos que examinaron al niño dijeron no haberle encontrado ningún problema.

 

El presidente de Rusia dijo que quien tenía algún problema era la familia que había adoptado a Artyom, y que rechazar al niño había sido un “acto monstruoso… no sólo inmoral, sino también ilegal”.

 

Cuando escuché la noticia, recordé lo que Pablo escribió en Gálatas: “Dios envió a su Hijo a redimirnos para que podamos ser adoptados como hijos”.

 

Sí, nuestra fe en el Salvador nos ha hecho miembros adoptados en la familia de la fe. Gracias a lo que Jesús ha hecho por nosotros en Belén, Galilea, Judea, Samaria y en la cruz del calvario, a nosotros se nos ha dado una nueva vida.

 

Jesús hizo todas esas cosas a la perfección, incluyendo entregar su vida, para que nosotros podamos ser salvos y adoptados.

 

Lo que me entristece es que somos espiritualmente inestables. Somos parte de la familia de Dios, pero seguimos pecando, o sea, seguimos haciendo las cosas que hacíamos cuando pertenecíamos a la familia humana que no reconoce a Jesús.

 

Es asombroso que Dios no nos envíe de regreso. Pero no lo hace. La misericordia del Padre hace que nos perdone, nos ame, nos anime y nos apoye. Gracias a la obra de Jesús, completada en la cruz y aceptada en el Domingo de Resurrección, nuestro Padre celestial envía su Espíritu Santo para hacernos parte de la familia de fe.

 

ORACIÓN: Señor Dios, perdóname cuando no vivo como uno de tus hijos adoptados. Borra mis pecados y crea en mí un corazón nuevo. Haz que mi corazón esté agradecido por la obra y sacrificio de Jesús, para que viva como corresponde a un hijo tuyo. En el nombre de Jesús. Amén.

 

 

Publicado originalmente en Paraelcamino.com

 

 

© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones

Para mascotas. Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones (CPTLN) - Chile. 20112018.

Para mascotas

Jesús le dijo: «Primero deja que los hijos queden satisfechos, porque no está bien quitarles a los hijos su pan y echárselo a los perritos». La mujer le respondió: «Es verdad, Señor. Pero hasta los perritos comen debajo de la mesa las migajas que dejan caer los hijos». Entonces Jesús le dijo: «Por esto que has dicho, puedes irte tranquila; el demonio ya ha salido de tu hija» (Marcos 7:27-29).

 

 

Cuando el pastor Thomas se hizo cargo en forma interina de una iglesia presbiteriana en Los Ángeles, EE. UU., y vio que sólo unas pocas personas, todas con cabello blanco, asistían a la iglesia, decidió tratar de cambiar la situación, convirtiendo la casa de Dios en una casa de mascotas.

 

¿De qué se trataba? Tendrían servicios de 30 minutos con butacas individuales para mascotas, oraciones por las mascotas y a la salida repartirían galletas para las mascotas. Parece ser que este pastor no es más que parte de un movimiento que apoya la evangelización de las mascotas.

 

La iglesia para mascotas agrega toda una nueva y muy extraña dimensión a la religión. No tengo problemas si los seguidores de San Francisco de Asís quieren bendecir a los animales o hablar con ellos. Pero me preocupa que este pastor diga que “cuando amamos a un perro y este nos ama a nosotros, eso es parte de Dios y Dios es parte de eso”, pues eso no está en la Biblia.

 

Me preocupa cuando una profesora de religión en la Universidad de Georgetown, Texas, dice: “Más y más cristianos están convencidos de que las mascotas tienen alma”.

 

Me preocupa porque la idea de que un perro o un gato tengan alma no está en la Biblia. Es más, tal creencia es contraria a Génesis 2:7, donde dice que el hombre es único debido a que Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz hálito de vida, y el hombre se convirtió en un ser viviente.

 

Tanto al pastor como a esa profesora les diría: “No pueden cambiar lo que dice la Biblia sólo porque aman a sus mascotas”.

 

Dios envió a su Hijo a salvar a la humanidad pecadora de la condenación terrenal y eterna. Jesús vivió, sufrió, murió y resucitó para que pudiéramos ser perdonados, limpiados, reconciliados y redimidos. Y si bien amo a las mascotas, es demasiado pedir que Dios enviara a su Hijo para sufrir y dar su vida por ellas.

 

ORACIÓN: Padre celestial, te doy gracias por “todas las cosas brillantes y bellas, todas las criaturas grandes y pequeñas, todas las cosas sabias y maravillosas, el Señor las hizo todas”. Por las maravillas de este mundo, incluyendo a las mascotas, estoy agradecido, pero más que todo te estoy eternamente agradecido por haber enviado a tu Hijo a salvarme. En su nombre. Amén.

 

 

Publicado originalmente en Paraelcamino.com

 

 

© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones

Dios nos habla. Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones (CPTLN) - Chile. 19112018. Foto de hombre sentado en un banco, en un campo rodeado de pasto, frente al mar, inclinado, con una mano en su barbilla, leyendo un libro.

Dios nos habla

Entonces el Señor se detuvo junto a él, y lo llamó como las otras veces: «¡Samuel, Samuel!» Y Samuel respondió: “Habla, Señor, que tu siervo escucha” (1 Samuel 3:10).

 

La comunicación directa de Dios con el hombre es algo maravilloso. Dos preguntas se me ocurren al leer el pasaje para la devoción de hoy: ¿cómo es que Dios nos habla?, ¿cómo reaccionamos cuando Dios nos habla?

En este texto, Dios le está hablando a Samuel, un joven a quien sus padres habían llevado para que fuera criado por Elí, el sumo sacerdote, para servir en la casa del Señor. Samuel desconocía la forma en que Dios hace las cosas, por lo que recurrió a Elí a pedirle consejo. Elí le aconsejó que le respondiera directamente a Dios y que escuchara lo que Dios le dijera. De esta manera, el Todopoderoso le revela a Samuel muchas cosas acerca de la vida de Elí, de sus hijos y del pueblo de Israel.

De esta meditación podemos dar respuesta a muchas preguntas y aplicarlas a nuestra vida diaria. Dios se comunica con sus hijos a través de su Palabra. Pero, en ciertos momentos de nuestras vidas, no queremos oírlo, sino que en vez de escuchar la voz de Dios escuchamos la voz del mundo.

Dios quiere que tengamos una relación personal y cercana con él. Yo he experimentado el amor íntimo de Dios durante mis humillaciones. Aprender, con la ayuda del Espíritu Santo, a escuchar la voz de Dios a través de su Palabra, le transformará la vida.

La Palabra de Dios es vida. En ella encontramos el mensaje eterno de salvación ganado por Jesucristo para cada uno de nosotros. Sí, Dios nos habla y nos llama a una vida de servicio abnegado y de obediencia.

Él está llamando. ¿Usted lo escucha?

ORACIÓN: Dios todopoderoso, te damos gracias porque enviaste a tu hijo Jesús a este mundo para sufrir, morir y resucitar para abrirnos el camino al cielo. Llénanos de tu Espíritu Santo para que podamos identificar tu voz divina en medio de los ruidos y distracciones de la vida. En el nombre de Jesús. Amén.

 

Biografía del autor:La devoción para este día está basada en un texto enviado por Fanta Christine, miembro de la Iglesia Evangélica Luterana en Camerún, África.

Publicado originalmente en Paraelcamino.com

 

© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones

De mucho valor. Devocional de Hoy de Cristo Para Todas Las Naciones (CPTLN) - Chile. 16112018. Imagen de varios lingotes de oro amontonados.

De mucho valor

¿Acaso no se venden cinco pajarillos por un par de monedas? Sin embargo, Dios no se olvida de ninguno de ellos. Lucas 12:6

 

¿Qué valor tienen las cosas? La mayoría de las veces no soy bueno para calcular cuánto vale algo.

Mi padre solía pagar un centavo por el mismo libro de historietas que a mí me costaba entre diez y veinticinco centavos. Sin lugar a dudas los precios han subido, y es comprensible.

Pero aun así, no estaba preparado para oír que Action Comics No. 1 fue vendido recientemente por nada menos que… 1,5 millones de dólares.

Los expertos dicen que esta copia en particular de Action Comics No. 1 está en muy buen estado. Los expertos también dicen que este es el ejemplar que introdujo a Superman y el concepto de superhéroes al mundo, y que si uno posee solo una revista de historietas, debe tener esta. Sí, los expertos dicen que este ejemplar vale 1,5 millones de dólares, y quizás más.

No queda duda que no soy bueno para calcular el valor de las cosas.

¿Quiere otro ejemplo? ¿Qué tal usted y yo? En el texto bíblico de hoy, Jesús nos dice que nosotros somos más valiosos que muchos gorriones. Eso está bien, pero en realidad los gorriones no son tan valiosos, ¿no es cierto?

Entonces, ¿cuánto valemos?

Estoy seguro de que si le pregunta a un experto, diría que definitivamente no somos muy valiosos. Después de examinarnos, diría: “Sus corazones y mentes están manchados por el pecado, y cuando se los compara con la clase de personas que Dios quería que fueran, son casi irreconocibles”.

Eso es lo que los expertos dirían. Por otro lado, Dios dice que quiere salvarnos del pecado, la muerte y el demonio. Para hacerlo, estuvo dispuesto a enviar a su Hijo a vivir, sufrir y morir por nosotros. El sacrificio del Salvador resucitado verdaderamente nos dice que Dios nos considera muy valiosos.

Por lo antes dicho, es nuestro deber como hijos redimidos y adoptados: “Agradecerle y adorarle, servirle y obedecerle a Él”.

ORACIÓN: Amado Señor, el mundo no piensa que soy tan importante o especial. Me entristece decir que probablemente estén en lo correcto. Por ello te pido que me perdones por mis pecados y que me des un corazón agradecido por tu amor y el sacrificio de Jesús. En el nombre del Salvador. Amén.

 

Publicado originalmente en Paraelcamino.com

© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones

El conocimiento más importante. Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones (CPTLN) - Chile. 15112018. Foto de una bodega abarrotada de libros viejos con una puerta también vieja al centro.

El conocimiento más importante

Porque lo insensato de Dios es más sabio que los hombres, y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres. 1 Corintios 1:25

 

No lo puedo demostrar, pero dicen que la búsqueda de la humanidad por el conocimiento acaba en una bodega llena de libros y papeles publicados cada día. Eso es lo que dicen. No sé si tienen razón, pero estoy seguro de que se produce tanta información, que es imposible que una persona pueda digerirla.

Por eso es refrescante notar que, a través de los años, se han publicado varios libros que sólo tienen páginas en blanco. Uno de ellos, publicado en Bélgica, se titulaba: “Memorias de un amnésico”.

Mi libro favorito es uno publicado en 1929, cuyas páginas estaban todas en blanco, que se llamaba: “Lo que aprendí después de 14 años en Wall Street”.

Si somos honestos con nosotros mismos, tenemos que admitir que realmente no sabemos tanto. Y lo que es peor, la mayoría de nosotros estamos seguros de que las cosas que hoy aceptamos como verdaderas, probablemente mañana ya no lo serán.

Esa es una razón por la cual me alegra ser cristiano. Quizás no sepa mucho, pero sí sé que el Hijo de Dios, el salvador del mundo, me ha redimido. Enviado por el Padre celestial como un acto divino de gracia, Jesús dio su vida para que yo no muera eternamente. Gracias a Jesús, los cristianos sabemos que Dios nos ama.

Por eso vivimos de tal forma que, por más ignorantes que podamos sentirnos acerca de otras cosas, estamos totalmente seguros de lo más importante y necesario: que Jesús es nuestro Salvador que fue crucificado, pero que también resucitó y es nuestro eterno Dios y Señor.

ORACIÓN: Amado Señor, hay tantas cosas en esta vida que no sé, cosas que nunca comprenderé. Permite que mi ignorancia me recuerde a diario cuánto necesito y dependo de tu amor, de tu sabiduría y de tu Hijo. Esto ruego en el nombre de Jesús. Amén.

 

De una devoción escrita originalmente para “By the Way”

 

Publicado en Paraelcamino.com

 

© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones

Cosas que valen la pena. Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones (CPTLN) - Chile. 14112018. Foto de 3 mujeres jóvenes conversando y riéndose.

Cosas que valen la pena

Tú, Señor, eres mi roca y mi redentor; ¡agrádate de mis palabras y de mis pensamientos! Salmo 19:14

 

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial se dio un gran banquete. Muchas personas hablaron largo y tendido, pero ninguna pudo superar la perorata del maestro de ceremonias quien, luego de hablar y hablar, anunció: “Damas y caballeros, nuestro ministro de Relaciones Exteriores, quien dará su discurso”.

El ministro se paró cerca del micrófono y dijo en forma solemne: “Queridos amigos, ya que se me ha pedido que dé un discurso, y dado que restan unos pocos minutos, sólo tengo para decir: Buenas noches”. Y con ello se sentó, siendo aplaudido por todos los presentes.

Al hacer eso, el ministro de Relaciones Exteriores demostró estar de acuerdo con la placa que recientemente vi en la oficina de un hombre de negocios cristiano. En ella está grabado: “Señor, con cosas que valgan la pena mi boca llena, y cuando haya hablado suficiente, por favor ciérrala”.

¡Qué buena idea! Es una idea que Dios comprende y utiliza.

A diferencia de mi, usted y tantas otras personas que pareciera que siempre hablamos sin escuchar, cuando Dios habla, habla sobre cosas que valen la pena. Con la franqueza y honestidad que no se ven con frecuencia en este mundo de hoy, el Señor nos deja saber lo que necesitamos saber.

Lo primero en la lista es el conocer al Salvador que con su vida pagó el precio exigido para rescatarnos y así obtener nuestra salvación, lo cual nos lleva a ese punto de la devoción donde podemos pedir a Dios sus bendiciones.

ORACIÓN: Padre celestial, con cosas que valgan la pena mi boca llena, y cuando haya hablando suficiente, por favor ciérrala. En el nombre de Jesús. Amén.

 

De una devoción escrita originalmente para “By the Way”

 

Publicado en Paraelcamino.com

 

© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones

Esperando. Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones (CPTLN) - Chile. 13/11/2018. Imagen de la silueta de un hombre sentado, con las piernas recogidas, esperando, mirando hacia arriba, dentro de un reloj de arena que está en el piso de una casa.

Esperando

Señor, toda mi vida he esperado en ti, y he confiado en tus promesas. Yo te espero, Señor, con toda el alma, como esperan los centinelas la mañana, como esperan los vigilantes el nuevo día. Salmo 130:5-6

 

¿Alguna vez se preguntó cuánto espera realmente el centinela la mañana?

Es una buena pregunta. Probablemente la espere tanto como la persona que encontró un portafolio en Nueva York con 80.000 dólares.

Cumpliendo con la ley que dice que quien encuentra algo debe anunciarlo, esta persona puso un anuncio que decía: “Si usted puede describir el contenido del maletín, lo retornaré. Si no, lo llevaré a la policía y, si nadie lo reclama, creo que podré quedármelo en forma legal”.

Esa clase de honestidad llama la atención. Sé que no debería ser así, pero es que 80.000 dólares es un montón de dinero.

Pero volviendo al tema del centinela que espera la mañana…

La persona que encontró el dinero estaba muy segura que nadie lo iba a reclamar y que, luego de una corta espera, sería rica. Pero no fue tan así. De acuerdo a las leyes del estado de Nueva York, la policía debe retener el dinero por tres años y diez días antes de poder dárselo a quien lo encontró.

¡Tres años y diez días! Ese es un tiempo de espera muy largo. Me imagino que a los tres años y nueve días, esa persona va a estar realmente ansiosa por ese dinero.

Esa es la forma en que nuestras almas deben sentirse con respecto al Señor quien, a través del sacrificio de su Hijo, nuestro salvador, nos ha dado un regalo que no merecíamos. A través del sufrimiento, muerte y resurrección de Jesucristo, Dios nos ha otorgado fe, perdón y vida eterna.

Aún más, Él no puso ninguna ley que diga que debemos esperar diez días y tres años para recibir estas maravillosas bendiciones. Gracias al Espíritu Santo, los regalos de Dios están aquí ahora, y son nuestros.

ORACIÓN: Señor, perdónanos por todas las veces que fallamos en darte gracias por las maravillosas bendiciones que nos has otorgado. Enséñanos a valorar todo lo que has hecho por nosotros y a vivir cada día de nuestra vida en gratitud y amor. En el nombre de Jesús. Amén.

 

Publicado originalmente en Paraelcamino.com

© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones

Cumpliendo las promesas. Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile. Foto de arco iris en un campo de yerba amarilla con cielo nublado.

Cumpliendo las promesas

Cuando hagas un voto al Señor tu Dios, no tardes en cumplirlo, porque ciertamente el Señor tu Dios te exigirá que lo cumplas, y cometerás un pecado si no lo cumples. Aunque no cometerás ningún pecado si te abstienes de prometer, toda promesa que salga de tus labios deberás cumplirla. Tal y como lo prometiste al Señor tu Dios, cumplirás con la ofrenda voluntaria que hiciste con tu propia boca. Deuteronomio 23:21-23

 

Después de la Segunda Guerra Mundial, Albert Gubay fue dado de baja de la Marina Británica Real.

Siendo devoto católico, Albert estaba agradecido de haber sobrevivido la guerra. Por otro lado, estaba entristecido por el hecho de que todo lo que poseía eran 80 libras. Aun cuando una libra británica valía más en aquellos tiempos, no era suficiente como para ser considerado “rico”.

Fue entonces que decidió hacer un pacto con Dios, diciéndole: “Si me haces millonario, puedes tener la mitad de mi dinero”.

Para hacerla corta, Dios lo hizo millonario… y luego multimillonario. ¿Qué pasó con su promesa? Albert estaba decidido a cumplir la promesa hecha a Dios, por lo que en su testamento indicó que la mitad de su dinero sería destinado a obras de caridad elegidas por la Iglesia Católica y sus administradores.

Cuando leí la historia me pregunté si Dios estaría sorprendido al ver que un pecador había estado decidido a mantener su promesa. No quiero parecer difamador de la humanidad, pero nuestros récords en esa materia no son muy alentadores.

Si duda de lo que digo, hable con su pastor. Pregúntele cuántas promesas hechas en el bautismo, en la confirmación y en el matrimonio han sido olvidadas y quebrantadas. Es una señal de nuestra naturaleza pecadora que con gran facilidad podemos hacer promesas a Dios y el uno al otro, y con más facilidad aún podemos olvidar esas promesas.

Damos gracias a Dios porque nuestras imperfecciones no lo detienen a él de mantener su promesa. Dios prometió enviar al mundo a un Salvador, y mantuvo su promesa en la persona y sacrificio de Jesús. Él prometió que todo el que cree en Jesús como su Redentor será perdonado y salvado, y es una promesa que ha mantenido decenas y cientos de millones de veces.

Lo cual es tan sólo una de las razones por la que él es Dios y nosotros no, y por lo que podemos confiar absolutamente en él y las cosas que él nos dice en su Santa Palabra.

ORACIÓN: Señor, te doy gracias porque tú cumples sin depender en mi fidelidad. Gracias por cumplir tus promesas de salvación para todas las personas en la persona de Jesucristo. En su nombre. Amén.

 

Publicado originalmente en Paraelcamino.com

 

© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones