compromiso-devocional-cristo-para-todas-las-naciones-chile-03102018-imagen-de-dos-corazones-unidos-como-rompecabezas

Compromiso

Yo te amo con amor eterno. Por eso te he prolongado mi misericordia. Jeremías 31:3b

 

Dado que la mayoría de la gente se tiene en muy alta estima, muchos tienden a creer que son personas comprometidas.

Y quizás algunos lo sean, pero los años me han enseñado que no siempre es tan así. Un ejemplo de compromiso dudoso es la historia del joven que le escribió la siguiente nota a la joven de sus sueños: “Amada, por ti escalaría la montaña más alta, cruzaría a nado el ancho mar y atravesaría a pie el ardiente desierto. Querida mía, sería capaz de dar mi vida a cambio de la tuya”.

Después de uno o dos párrafos más de semejante declaración de amor, el enamorado agregó la siguiente nota: “Te veré el sábado, si no llueve”.

Esa no es más que una muestra de cuánto se comprometen hoy en día muchas personas y la mayoría de las empresas.

Así sucede que compramos productos que creemos tienen garantía total, pero luego descubrimos que la garantía sólo sirve hasta que lo usamos por primera vez. Una vez el producto está en uso, quedamos totalmente desprotegidos. ¿Por qué? Porque la empresa que lo fabricó se comprometió sólo a medias.

Y todos sabemos que un compromiso a medias no es un compromiso.

En contraste con los compromisos a medias de este mundo, quienes estamos en Cristo reconocemos haber recibido un Salvador único y maravilloso.

Jesús no hace compromisos a medias. Al contrario, sus compromisos son completos. Tan completos, que estuvo dispuesto a sufrir desolación, pena, pobreza y traición. Tan completos, que estuvo dispuesto a morir en la cruz por nosotros.

Gracias a que los compromisos de Jesús fueron completos, el Domingo de Resurrección el Cristo resucitado anunció a todo el que quisiera ver y oír que la muerte y la condenación pertenecen al pasado, pues Dios ha hecho posible el perdón y la salvación.

Nuestra esperanza presente y nuestro futuro hogar en el cielo son nuestros gracias a que Cristo cumplió hasta el final su compromiso.

Gracias a la victoria de Jesús podemos orar para que, por el poder del Espíritu Santo, recibamos la fuerza para vivir nuestros días en total gratitud y compromiso con nuestro querido Señor.

ORACIÓN: Señor Jesús, gracias por tu amor incondicional y tu sacrificio misericordioso. Permite que esa gratitud se muestre en todo lo que hago, digo y pienso. En tu nombre. Amén.

 

De una devoción escrita originalmente para “By the Way”

Publicado en Paraelcamino.com

© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones

Compromiso

You May Also Like

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *