Mamá con hijos

De tal palo tal astilla

“Enseña al niño a seguir fielmente su camino, y aunque llegue a anciano no se apartará de él.” Proverbios 22:6

La familia que juega junta, se mantiene unida. La familia que venera junta, se mantiene unida.

La familia que roba casas junta… al final de este dicho hay un resultado diferente. Según un artículo publicado hace algún tiempo, una pareja, padre y madre, de la ciudad de Nueva York, fueron detenidos por robar casas. Armado y preparado para la acción, el hombre se introducía en las casas, mientras su compañera manejaba la minivan en la que se daban a la fuga. En la minivan se encontraban dos niños, uno de cuatro años y otro de cinco meses de edad.

Traté de encontrar algo bueno en medio de esta noticia mala, pero lo único que se me ocurrió pensar es que por lo menos esos padres no se envolvieron en un tiroteo con la policía cuando se vieron acorralados. Eso es todo.

Todo esto me lleva al libro de Proverbios, donde dice que nuestro trabajo como adultos es el de educar a nuestros niños de la manera correcta. Esto significa animarlos a caminar en los caminos del Señor. Significa ir con ellos a la iglesia antes que solamente enviarlos a la iglesia. Significa enseñarles los conceptos cristianos de lo que es importante y necesario, y el significado del compromiso y la compasión. Significa darles a conocer al Salvador.

Si bien el hacer todo esto no nos da una garantía total de que nuestros niños se convertirán en ángeles perfectos, sus oportunidades de éxito serán mucho mejores que si les enseñáramos cómo robar una casa.

Debido que a nuestros niños les ha sido enseñado y conocen acerca del Salvador y su gran sacrificio en la cruz, estoy seguro que la oportunidad que tienen de tener una morada permanente en el cielo es, en este momento, mucho mejor que la de los niños de esta pareja que se encuentra encarcelada. Esa es la promesa de las Escrituras: muestra y enseña a un niño los caminos de Dios, y él difícilmente los olvidará.

ORACION: Padre celestial, cuida a todos esos niños cuyos padres les dan malos ejemplos. Da la oportunidad a los hogares cristianos para que podamos influir a otros… y ayúdanos a dirigir el sendero de los niños que tú nos has confiado. Esto pedimos en el nombre de tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo. Amén.

© Copyright 2016 Cristo Para Todas Las Naciones

De tal palo tal astilla

You May Also Like

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *