Barco

Dios convierte la tristeza en alegría

“Ahora bien, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de los que lo aman, es decir, de los que él ha llamado de acuerdo a su propósito.” Romanos 8:28

Algunas veces me gustaría que mi visión del futuro fuera tan clara como cuando miro el pasado.

Déjeme explicarlo mejor. Hace ya muchos años que la familia Clark, de Escocia, cumplió su deseo de venir a los Estados Unidos. Para lograrlo tuvieron que preparar un plan que incluía limitar los gastos para ahorrar dinero para el viaje. Finalmente, cuando ya tenían todo previsto, hicieron las reservas para el viaje.

Pero pocos días antes de partir se presentó una tragedia: al hijo menor de la familia lo mordió un perro. No era nada serio, pero siempre existía la posibilidad que el perro tuviera rabia, por lo que el doctor puso al niño en cuarentena, y hasta colocó un aviso de prevención en la puerta de la casa de la familia. El tiempo de cuarentena era por dos semanas, y el buque en que iban a viajar salía en una semana.

El padre estaba furioso por lo sucedido. Inclusive fue al puerto para ver al barco que zarpaba, y con él todas sus ilusiones… hasta que llegó el 15 de abril de ese año.

El 15 de abril se conoció la noticia que el barco en el que la familia iba a partir, el Titanic, se había hundido junto con 1,500 personas. Inmediatamente, la actitud del Sr. Clark cambió: la mordedura del perro dejó de ser una tragedia, y se convirtió en bendición.

Con mis años de experiencia he conocido muchas historias semejantes.

Usted y yo hemos sido testigos de situaciones similares una y otra vez; cuando hay situaciones que nos hacen sentir mal y creemos que Dios nos ha abandonado, de repente las circunstancias cambian para bien. Si miramos al pasado, vemos claramente cómo su guía y su amor por nosotros nos han acompañado siempre fielmente.

Es que Dios puede producir bendiciones a partir de situaciones o intenciones malas. Eso fue lo que Pablo le escribió a la iglesia de Roma.

Después de todo, si Dios tuvo compasión de nosotros y nos envió a su Hijo para morir en la cruz por nuestros pecados, ¿no va a continuar siendo el mismo Dios aun con cosas más insignificantes?

ORACIÓN: Bendito Dios, ayúdanos a saber y creer que tú, como un Padre fiel y amoroso, estás en control de todas las cosas. Señor, confiamos en que tú haces lo mejor para nosotros. Te pedimos que el Espíritu Santo nos ilumine para aceptarte aun sin entender cada cosa que haces para nuestro bien. En el nombre de Jesús. Amén.

© Copyright 2016 Cristo Para Todas Las Naciones

Dios convierte la tristeza en alegría

You May Also Like

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *