El gozo del Señor_devocional. Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN - Chile. 13/02/2019

El gozo del Señor

… le rogaron al escriba Esdras que llevara el libro de la ley de Moisés, que el Señor le había dado al pueblo de Israel…
…Y es que la lectura de la ley se hacía con mucha claridad, y se recalcaba todo el sentido, de modo que el pueblo pudiera entender lo que escuchaba.
Como todo el pueblo lloraba al escuchar las palabras de la ley, el gobernador Nehemías, el sacerdote y escriba Esdras, y los levitas que explicaban al pueblo el sentido de la ley, dijeron: “Este día está consagrado al Señor, nuestro Dios. No hay razón para que lloren y se pongan tristes”.
También dijeron: “Vayan y coman bien, y tomen un buen vino, pero compartan todo con los que nada tienen. Este día está consagrado a nuestro Señor, así que no estén tristes. El gozo del Señor es nuestra fuerza” (Nehemías 8:1, 8-10).

 

Debo admitir que hay algunas partes de la Biblia que no me gusta leer o escuchar en la iglesia. Chocante, ¿no es cierto? Pero cada vez que las leo, me hacen sentir culpable. Reconozco todos mis pecados y culpa, y ese no es un sentimiento para nada agradable.

 

Las personas en el pasaje de arriba están casi en el mismo bote. Se trata de los israelitas que habían regresado del exilio. Ellos sabían bien su propia historia: cómo el pueblo de Israel tenía la Ley de Dios pero había desobedecido tan a menudo y tan obstinadamente, que finalmente Dios permitió que sus enemigos los vencieran y se los llevaran prisioneros a una tierra extraña en la cual vivieron durante 70 años. Ahora que finalmente están de regreso en su propia tierra, están tratando de reconstruir. Pero no es fácil.

 

Solo imagina lo que es estar en una ciudad que ha sido destruida al punto que parece que hubiera sido bombardeada. El templo había sido quemado; la muralla de la ciudad había sido derribada. Había montones de piedras apiladas por todas partes, al igual que madera quemada. Las casas necesitaban muchos arreglos para volver a ser seguras y evitar que entrara la lluvia. Y todo eso era el resultado de quebrar las leyes de Dios. ¡No es de extrañar, entonces, que las personas lloraran al escuchar las palabras de la Ley de Dios!

 

Pero sus líderes, Nehemías y Esdras, los detienen diciéndoles: “No lloren. Vayan a casa; coman bien y beban vino dulce. Sean feliz y celebren; el gozo del Señor es nuestra fortaleza“.

 

¿A qué se referían con eso? Simplemente, a que no debemos quedarnos en el arrepentimiento. Sí, es cierto que debemos lamentarnos cuando pecamos. Pero luego debemos tomar el siguiente paso, que es recibir la misericordia de Dios.

 

Necesitamos reconocer que, a través de nuestro salvador Jesucristo, Dios ha perdonado todos nuestros pecados y nos ha reconciliado consigo mismo. Ya no somos enemigos de Dios. Jesús ha llevado nuestros pecados a su cruz. Ya no estamos muertos en nuestros pecados; estamos vivos para Dios en nuestro Señor Jesús resucitado.

Está bien que celebremos y seamos felices, pues Dios nos ha dado paz y gozo con Él para siempre.

 

ORACIÓN: Querido Señor, ayúdame a confiar en tu perdón y a ser feliz en tu amor. Amén.

 

Dra. Kari Vo

 

© Copyright 2019 Cristo Para Todas Las Naciones

 


Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

El gozo del Señor

You May Also Like

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *