Bosque

En riqueza y en riqueza

“Por lo tanto, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas.” Mateo 6:33 

Poco antes de llevar a mi esposa al altar, mi querido suegro me dijo: “Ya sabes que nunca vas a ser rico, ¿no es cierto?”

No creo que lo haya dicho con la intención de tratar de convencer a Pam de no casarse conmigo, sino simplemente como demostración de una sincera preocupación.

Sus palabras volvieron a mi mente cuando leí un informe en el “New York Times” que decía: “En definitiva, el matrimonio sigue siendo una unión financiera”.

Cuando le pregunté a Pam si estaba de acuerdo con lo que decía el artículo, me respondió: “El Señor nos ha dado lo suficiente para que hiciéramos lo que él quería que hiciéramos”. Gracias, Señor, por darme una esposa así.

No me queda ninguna duda de que el dinero es una parte importante en cualquier relación, pero como cristiano no puedo creer que, en definitiva, el matrimonio sea una unión financiera.

La mayoría de los cristianos diría que el matrimonio es una unión espiritual. La promesa que el novio y la novia se hacen de permanecer juntos “en salud y enfermedad, en riqueza y en pobreza”, sería casi imposible de mantenerla si no fuera por la presencia y ayuda constante de Dios.

Si no me cree lo que estoy diciendo, mire a su alrededor y fíjese en los muchos matrimonios que siguen avanzando juntos, criando a sus hijos y viviendo vidas honorables con dignidad y honestidad, aún cuando viven en medio de la pobreza económica y de la falta de recursos para progresar.

El honor, la dignidad y la honestidad, son cualidades que no nos vienen naturalmente, sino que proceden y son sustentadas por el Salvador. Jesucristo, el Señor crucificado y resucitado, no se ocupa solamente de ayudar a las personas cuando mueren. Él está aquí, ahora mismo, ofreciendo su ayuda, su guía, y su esperanza para cada día de nuestra vida.

Eso fue lo que Jesús quiso decir cuando dijo: “Por lo tanto, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas”. Mateo 6:33

ORACIÓN: Querido Señor Jesús, te doy gracias por ser mi apoyo y mi fuerza, y por estar siempre a mi lado dispuesto a ayudarme. Te pido que dirijas mis pensamientos, para que en todo momento busque tu guía y dirección para mi vida. En tu nombre. Amén.

© Copyright 2016 Cristo Para Todas Las Naciones

En riqueza y en riqueza

You May Also Like

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *