en-sus-manos-devocional-cristo-para-todas-las-naciones-chile-28092018-foto-de-manos-de-alfarero-haciendo-una-vasija-de-barro-en-una-rueda

En sus manos

Ustedes, casa de Israel, son en mi mano como el barro en la mano del alfarero. Jeremías 18:6b

 

Un vendedor de artículos de segunda mano trataba de subastar una guitarra vieja y bastante rayada, pero ninguno de los concurrentes estaba interesado.

De pronto llegó un famoso guitarrista, a quien había pertenecido dicha guitarra. Con delicadeza la tomó, le quitó el polvo, la afinó y se puso a interpretar una bella pieza musical. Deleitado, el público pudo ver que, a pesar de su apariencia exterior, esa guitarra era de una calidad excelente.

Cuando el vendedor comenzó nuevamente a subastar la vieja y rayada guitarra, uno de los concurrentes ofertó y la compró a un muy buen precio.

Muchas veces, con nuestras malas decisiones y creyéndonos autosuficientes, dañamos las virtudes y los dones que Dios nos ha dado para ser felices y alcanzar muchos éxitos. Muchas veces damos pie a situaciones y vivencias confusas y sin propósito que nos producen daños y reflejan una imagen como la de la vieja guitarra que ofrecía el vendedor.

El texto bíblico nos recuerda que Dios, con su infinito amor y perdón, nos da las fuerzas necesarias para poder recuperarnos y reorientar nuestras vidas. Con su ayuda y dirección podemos seguir adelante con un renovado propósito en lo que hacemos, lograr cambios positivos para nuestras vidas y mejorar nuestras relaciones personales.

Pensemos siempre que Dios, por medio de la gracia y el perdón de Jesús, nos da la paz que tanto necesitamos y queremos, la cual nos transforma en personas útiles para nosotros mismos, para nuestros seres queridos y para aquellas personas que nos rodean.

Dios nos dice por medio de la Escritura: “Ustedes son en mis manos como el barro en las manos del alfarero” (Jeremías 18:6).

Dejemos que las manos de nuestro amado Jesucristo se posen en nuestra vida y nos llenen de sus hermosas bendiciones y de su pleno amor.

ORACIÓN: Padre celestial, te damos gracias por estar siempre dispuesto a perdonar nuestros pecados y a moldearnos con tus manos de alfarero. Ayúdanos a confiar cada vez más en ti. En el nombre de tu Hijo Jesucristo. Amén.

 

Biografía del autor: Alexander Jesús Pérez León fue Director de la oficina de Cristo Para Todas Las Naciones en Venezuela. Dicha Oficina fue establecida en ese país en la ciudad de Caracas en el año 1953.

 

Publicado originalmente en Paraelcamino.com

 

© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones

En sus manos

You May Also Like

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *