hablar-bien-devocional-11102018-cristo-para-todas-las-naciones-chile-foto-de-adolescentes-chismeando-a-espaldas-de-otra-chica

Hablar bien

Hermanos, no hablen mal los unos de los otros. El que habla mal del hermano y lo juzga, habla mal de la ley y juzga a la ley. Y si tú juzgas a la ley, te eriges en juez de la ley, y no en alguien que debe cumplirla. Santiago 4:11

 

Una de las partes más fáciles de memorizar para los confirmandos es lo que dice el octavo mandamiento: “No darás falso testimonio contra tu prójimo”.

Eso es lo que Santiago dijo hace unos cuantos siglos, pues quería que supiéramos que, como cristianos, debemos abstenernos de hablar mal de los demás.

Pero los creadores de un cierto sitio en Internet no piensan igual. En tal sitio está permitido decir lo que uno quiera, de quien quiera.

Si su jefe no le cae bien allí puede descargarse, diciendo todo lo que piensa acerca de él.

Si no está satisfecho con la atención de su médico, dentista o pastor, ese es el lugar donde podrá decir lo que quiera acerca de ellos.

Y no sólo eso. Todo lo que dice, lo puede decir en forma anónima y nadie puede rastrear sus comentarios y descubrir que fue usted. Más aún, usted puede decir todo lo que quiera, porque nadie podrá removerlo.

Ese sitio permite a cada pecador tirar la primera piedra a alguien más; permite a todo el mundo convertirse en policía, acusador, juez y jurado de la reputación de otra persona.

Es verdad que allí también se puede elogiar a alguien, pero no son muchas las personas que escriben elogios. La mayoría de las veces, la gente prefiere diseminar chismes y escuchar lo malo en vez de lo bueno.

Cuando Jesús estuvo en la tierra, y a pesar de ser perfecto, la gente dijo toda clase de mentiras acerca de él: que estaba conectado con el demonio, que era un insurrecto, un blasfemo y un mentiroso.

Los cristianos sabemos que Jesús no era ninguna de esas cosas… Él fue el Hijo de Dios enviado con la misión de ofrecerse a sí mismo como rescate por nuestras almas pecadoras. Su obra, cumplida en la cruz del calvario y confirmada con la tumba vacía, es el plan de Dios que nos da perdón y la eternidad en el cielo.

En agradecimiento al Señor, quien se ofreció a sí mismo por nosotros, tratemos de seguir la exhortación de Santiago y abstengámonos de hablar mal de los demás.

ORACIÓN: Señor Jesús, aunque somos pecadores en pensamientos, palabras y obras, nos amaste lo suficiente como para entrar a este mundo y dar tu vida para salvar la nuestra. Permite que, en agradecimiento por el perdón obtenido con tu gran sacrificio, hablemos bien de los demás y demos testimonio de lo que tú has logrado en la cruz y en la tumba vacía. En tu nombre. Amén.

 

Publicado originalmente en Paraelcamino.com

© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones

Hablar bien

You May Also Like

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *