Lo que Jesús ha hecho por ti - Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile - 9/07/2019

Lo que Jesús ha hecho por ti

Después arribaron a la tierra de los gerasenos, que está en la ribera opuesta a Galilea. Cuando él llegó a tierra, vino a su encuentro un hombre de la ciudad que estaba endemoniado. Hacía mucho tiempo que no se vestía ni vivía en una casa, sino en los sepulcros… La gente salió a ver lo que había sucedido. Cuando llegaron a donde estaba Jesús, se encontraron con que el hombre, de quien habían salido los demonios, estaba sentado a los pies de Jesús, vestido y en su cabal juicio. Y tuvieron miedo. Los que habían visto todo esto, les contaron cómo había sido salvado el endemoniado. Entonces toda la gente de la región de los gerasenos le rogó a Jesús que se alejara de ellos, pues tenían mucho miedo. Así que Jesús entró en la barca y se fue. El hombre de quien habían salido los demonios le rogaba que lo dejara estar con él, pero Jesús lo despidió y le dijo: «Vuelve a tu casa, y cuenta allí todo lo que Dios ha hecho contigo». Entonces el hombre se fue y contó por toda la ciudad lo que Jesús había hecho con él”.

Lucas 8: 26-27a, 35-39

En nuestra lectura bíblica para hoy tenemos la historia del hombre poseído por demonios. Lucas lo describe como un hombre que había perdido casi todo. No tenía hogar, vivía entre las tumbas lejos de la familia y los amigos, estaba desnudo, desprotegido del clima y de la vergüenza. Estaba loco, pues estaba poseído por demonios y tampoco tenía nombre: cuando Jesús le preguntó su nombre, los demonios respondieron “Legión”, refiriéndose a la gran cantidad de ellos que estaban presentes.

Pero, aun así, era un hombre a quien Jesús amaba. No lo había creado para que fuera un juguete de los demonios, sino para para que fuera un ser humano a la imagen de Dios, bendito y completo. Por lo tanto, no podía seguir de largo sin hacer nada. Y así fue. Y cuando les estaba ordenando a los espíritus malignos que se fueran del hombre, ellos irrumpieron con su súplica de misericordia. Sin embargo, apenas unos segundos después, los espíritus malignos se habían ido y al hombre le volvió la cordura. Alguien (¿uno de los discípulos o Jesús mismo?), le entregó una muda de ropa. Y cuando el pueblo salió a ver por sí mismo, el hombre estaba vestido y listo para irse a casa. Jesús había restaurado sus pérdidas.

Pero el hombre quería más. ¿Y quién podía culparlo? Le rogó a Jesús permiso para ir con él, para seguirlo como lo hacían los otros discípulos. Pero Jesús tenía otro plan en mente. Le dijo: “Vuelve a tu casa, y cuenta allí todo lo que Dios ha hecho contigo”. Y el hombre hizo justamente eso. Se fue a su casa y les dijo a todos lo que Jesús había hecho por él, convirtiéndose así en un poderoso testigo del amor de Dios.

El hombre no lo supo entonces, pero Jesús tenía un plan que cumplir que lo acercaba cada vez más a la cruz, donde habría de pelear la batalla suprema de su vida enfrentando y derrotando al demonio con todo su poder aterrador. A través de su muerte Jesús nos liberó de las garras del diablo, y con su resurrección nos abrió las puertas a la vida eterna a todos los que confiamos en Él como nuestro Salvador.

El proceso ha comenzado. Jesús está restaurando todas nuestras pérdidas. Él ha cambiado la muerte en vida, la incredulidad en fe, la desesperación en esperanza y la destrucción en sanidad… y nos promete mucho, mucho más. En el día de su regreso Dios borrará todas nuestras lágrimas, ya no habrá más sufrimiento, pérdida, muerte, dolor. En ese día nos alegraremos, así como se alegró ese hombre.

ORACIÓN: Querido Señor Jesús, gracias por todo lo que has hecho por nosotros. Mantennos cerca de ti para siempre. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

¿Por qué crees que la gente tuvo miedo del hombre sanado y de Jesús?

¿Alguna vez Dios te ha sanado de un rasgo, actitud o emoción negativa?

© Copyright 2019 Cristo Para Todas Las Naciones


Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

Lo que Jesús ha hecho por ti

You May Also Like

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *