Obediencia simple

Obediencia simple - Devocional Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile - 17052019

En Damasco había un discípulo llamado Ananías, que había tenido una visión en la que el Señor lo llamaba por su nombre. Ananías había respondido: “Aquí me tienes, Señor”.

El Señor le dijo: “Levántate y ve a la calle llamada ‘Derecha’; allí, en la casa de Judas, busca a un hombre llamado Saulo, que es de Tarso y está orando.

Saulo ha tenido una visión, en la que vio que un varón llamado Ananías entraba y le imponía las manos, con lo que le hacía recobrar la vista”.

Ananías respondió: “Pero, Señor, he sabido que este hombre ha tratado muy mal a tus santos en Jerusalén.

También sé que los principales sacerdotes le han dado autoridad para aprehender a todos los que invocan tu nombre”.

Y el Señor le dijo: “Ve allá, porque él es para mí un instrumento escogido. Él va a llevar mi nombre a las naciones, a los reyes y a los hijos de Israel.

Yo le voy a mostrar todo lo que tiene que sufrir por causa de mi nombre”.

Ananías fue y, una vez dentro de la casa, le impuso las manos y le dijo: “Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recobres la vista y seas lleno del Espíritu Santo”.

Al momento, de los ojos de Saulo cayó algo que parecían escamas, y éste recibió la vista. Luego que se levantó, fue bautizado; y después de comer recobró las fuerzas y durante algunos días se quedó con los discípulos que estaban en Damasco.

Hechos 9:10-19

Realmente me gusta Ananías. Es un cristiano común y corriente llamado a escena por solo un momento. Imagínalo: allí está Ananías, en la rutina diaria, quizás un poco preocupado porque ha escuchado que Saulo está llegando a la ciudad para arrestar a los cristianos. ¡Y de pronto Dios le dice que vaya a visitar a Saulo y lo sane! Debe haber sido como que le dijeran que fuera y pusiera las manos sobre un león hambriento. Sorprendido, Ananías dice: “Pero, Señor, he sabido que este hombre ha tratado muy mal a tus santos en Jerusalén…”, ¿estás seguro que tienes en mente al hombre correcto? ¿Estás seguro que quieres enviarme a mí?

Y Dios lo confirma: “Ve allá, porque él es para mí un instrumento escogido… Yo le voy a mostrar todo lo que tiene que sufrir por causa de mi nombre”. Entonces Ananías deja de discutir. Se levanta, se dirige a la dirección que Dios tan claramente le indica y, efectivamente, allí está Saulo. Ananías no se detiene. ¡Pone sus manos sobre Saulo e incluso lo llama “hermano”! Y Dios usa su obediencia para sanar de inmediato la ceguera de Saulo.

Que yo sepa, nunca volvemos a escuchar algo más sobre Ananías. Pero, ¡mira qué diferencia hizo su obediencia! Estuvo disponible cuando hizo falta; temeroso, sin duda, pero estuvo. Y Dios bendijo eso.

Muy pocos de nosotros seremos famosos; ciertamente no tan famosos como Saulo, quien más tarde llegó a ser el apóstol Pablo. Más bien somos como Ananías. Y eso está bien. Porque, conocidos o desconocidos, todos los cristianos vivimos la vida real y eterna que Jesús ganó para nosotros a través de su sufrimiento, muerte y resurrección de entre los muertos. Nuestros ojos están en Jesús. A él es a quien amamos y a quien nos dedicamos, y lo que importa es su opinión sobre nosotros. ¿No es maravilloso cuando tenemos el honor de servirle, ya sea de manera grande o pequeña?

ORACIÓN: Querido Señor, ayúdame a concentrarme en amarte y servirte solo a ti. Amén.

Dra. Kari Vo

© Copyright 2019 Cristo Para Todas Las Naciones


Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

Obediencia simple

You May Also Like

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *