Patrones del habla - Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile - 24042019

Patrones de habla

Patrones del habla - Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile - 24042019

Sean, pues, aceptables ante ti mis palabras y mis pensamientos, oh Señor, roca mía y redentor mío. Salmo 19:14

A lo largo de la historia se ha escrito mucho sobre el potencial que las palabras que hablamos tienen tanto para lo bueno como para lo malo.

Alguien incluso llegó a decir: “Los pensamientos expresados a veces pueden morir, pero ni Dios puede matarlos una vez que han sido dichos”.

Aunque ese joven poeta pudo haber sido un poco exagerado, tenía un respeto muy saludable por el poder de la palabra hablada. Quizás no haya nada que pueda romper una relación más rápido que las palabras desagradables o dichas con enojo. Y, a la inversa, las palabras amorosas y consideradas, cuando son dichas con sinceridad, pueden cimentar efectivamente una relación.

El apóstol Santiago también reconoció el poder de la palabra hablada.

En su epístola, tiene mucho que decir sobre lo malo que es hablar palabras difamatorias, mentirosas o engañosas y sobre los resultados de tales “patrones de habla”. Busca Santiago 3:5-12 y fíjate en los versículos 5-8. ¿De qué manera es la lengua como un fuego? ¿Por qué es tan difícil domesticar la lengua? ¿Alguna vez es esto un problema para ti? Piensa en situaciones específicas en las que tu lengua te haya metido en problemas. ¿Hablaste demasiado rápido? ¿Ásperamente? ¿Con un tono no muy amistoso? ¿Qué puedes hacer para minimizar o prevenir este problema?

Ahora mira los versículos 9-12.

Santiago sugiere que la solución real para frenar los pecados de la lengua no es solo abstenerse de ciertas palabras o expresiones, sino más bien estar firmemente arraigados en lo que motiva nuestro discurso. Por lo tanto, lo que debemos preguntarnos es: “¿Qué es lo que motiva mi discurso como cristiano?”. La respuesta, por supuesto, depende de nuestro amor por Dios y de cómo lo mostramos en la vida cotidiana.

Como cristianos, nuestros patrones de habla son motivados por la fe en nuestro Señor Jesucristo y son parte de nuestra respuesta amorosa hacia Él y hacia quienes nos rodean.

El amor de Dios por nosotros en Jesucristo nos impulsa, por el poder de su Espíritu, a seguir las directivas de nuestro Señor: “Este mandamiento nuevo les doy: que se amen los unos a los otros. Así como yo los he amado, también ustedes deben amarse los unos a los otros” (Juan 13:34).

Por supuesto que nuestros patrones de habla y la forma en que nos comunicamos nunca serán perfectos. De manera no intencional, y a veces por diseño, decimos palabras que lastiman a otros y tensan las relaciones. Cuando hacemos esto, necesitamos recordar que de Dios recibimos un patrón de habla lleno de gracia, la Palabra que fue desde el principio y que ha sido enviada para nuestro bien: “Y la Palabra se hizo carne, y habitó entre nosotros, y vimos su Gloria (la gloria que corresponde al unigénito del Padre), llena de gracia y de verdad” (Juan 3:14).

ORACIÓN: Señor Jesús, haz que nuestras palabras te glorifiquen y sean un dulce sonido para quienes las oyen. En tu nombre. Amén.

Devoción enviada por un escritor contribuyente de Lutheran Hour Ministries

© Copyright 2019 Cristo Para Todas Las Naciones


Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

Patrones de habla

You May Also Like

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *