Poder y paz

“El mensaje de la cruz es ciertamente una locura para los que se pierden, pero para los que se salvan, es decir, para nosotros, es poder de Dios.” 1 Corintios 1:18 

Cuando mi esposa Kathy y yo estuvimos visitando Tailandia, encontramos artesanías hechas de seda, objetos tallados en madera, otros en piedra, y collares de gemas multicolores. Lo que llamó nuestra atención fue que muchos de estos artículos hechos a mano tenían la forma o estaban decorados con figuras de elefantes. Nuestro guía nos explicó que los elefantes han sido siempre parte de la cultura tailandesa, representando el poder y la paz. Hace varios siglos, eran usados por los reyes para guiar a sus ejércitos a la victoria y restaurar así la paz entre los pueblos.

Lo que también observamos fue que por ningún lado vimos cruces, lo cual no es de extrañar ya que sólo un 1.6 por ciento de la población es cristiana. La cruz, para todo creyente alrededor del mundo, es un símbolo de poder y paz que nos recuerda el amor y sacrificio de Dios. Fue en una cruz que Dios permitió que su hijo, Jesucristo, muriera por los pecados del mundo dándonos esperanza, y la promesa de paz eterna.

Una gran cruz da la bienvenida a todo visitante al edificio de la oficinas de Cristo Par Todas Las Naciones en Bangkok. Durante los primeros días de nuestra visita en la congestionada ciudad de Bangkok al recorrer las calles donde todo era nuevo y diferente esa cruz era la imagen que buscábamos porque nos llenaba de seguridad y paz. Esa cruz identifica el lugar donde Cristo está presente–tanto en el trabajo que se realiza, como en las personas que lo realizan. Oramos para que ese 1.6% de la población cristiana de Tailandia reciba bendiciones y fortaleza para que el 98.4% de no-cristianos escuchen el mensaje de Cristo, y no lo consideren una locura, sino una fuente de esperanza.

ORACIÓN: Querido Dios, gracias por enviar a tu hijo Jesucristo, quien sufrió y murió en la cruz para que así podamos recibir el poder del perdón de los pecados y la vida eterna. Abre la puerta de la fe a aquéllos que no creen para que ellos también puedan disfrutar del poder y la paz que sólo puede venir de ti. En el nombre de Cristo oramos. Amén.

Biografía del autor: Esta devoción fue escrita por El pastor Doug Chinberg, quien está a cargo de la Iglesia Luterana Rey de Reyes en Chesterfield, Missouri. La oficina de CPTLN-Tailandia en Bangkok, conocida como ‘Camino a la luz’, ha estado compartiendo las buenas nuevas de Jesucristo en ese país de más de 65 millones de habitantes, desde 1991. En los Centros Ministeriales de CPTLN se atienden a las necesidades de las personas compartiendo las Buenas Nuevas de salvación en Jesucristo con hombres y mujeres en más de 50 países y seis continentes a través de 34 Centros Ministeriales. Si desea más información sobre los Centros Ministeriales, diríjase a Por el mundo en el menú, y seleccione el país que le interesa.

© Copyright 2016 Cristo Para Todas Las Naciones

Poder y paz

You May Also Like

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *