Rosas y Flores

Riquezas

“Lo mismo pasa con ustedes, pues hasta los cabellos de su cabeza están todos contados. Así que no teman, pues ustedes valen más que muchos pajarillos.” Lucas 12:7

Rick Norsigian, de Fresno, California, es un hombre bendecido y rico.

Resulta que hace varios años, Rick fue a un mercado de pulgas con la intención de comprar una silla de barbero pero, en vez de comprar la silla, terminó comprando unas cajas con placas fotográficas muy antiguas.

Rick guardó las cajas todos esos años, hasta que descubrió que eran los negativos de fotos tomadas por Ansel Adams… algunos de los pocos que se salvaron del incendio que quemó el estudio de este famoso fotógrafo.

En definitiva, las placas fotográficas por las que Rick pagó $45 dólares, ahora valen alrededor de $200 millones de dólares.

Si se está preguntando como muchos de nosotros: “¿Por qué no me sucede algo así a mí?”, y si usted es un creyente en Jesucristo, le aseguro que eso ya le ha ocurrido.

Cuando otras personas nos miran, es posible que no vean en nosotros más que una persona común y corriente. Pero cuando el Señor nos mira, él ve algo muy diferente.

Él ve un alma tan valiosa, que estuvo dispuesto a sacrificar a su Hijo único para darnos salvación.

¿Cuánto vale usted para el Señor? Bueno, usted vale más que muchos gorriones… usted incluso vale la vida, sufrimiento, crucifixión y resurrección del Hijo de Dios.

Esa es una clase de valor que no se puede depositar en el banco, y tampoco va a figurar en la portada de una revista famosa, pero tiene valor. Gracias a que Jesús se sacrificó a sí mismo, usted ha sido perdonado y redimido, y ha recibido la promesa de la vida eterna en el cielo junto a Dios.

Para abreviar, usted es más bendecido y por mucho más rico que Rick Norsigian… a menos que Rick también sea un creyente.

ORACIÓN: Señor Jesús, te doy gracias porque aunque el mundo no piense mucho de mí, tú me amaste lo suficiente como para ofrecer tu vida como rescate por mi salvación. Ayúdame a estar siempre agradecido por el sacrificio que tú hiciste por mí. En tu nombre. Amén.

© Copyright 2016 Cristo Para Todas Las Naciones

Riquezas

You May Also Like

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *