Montaña

Seguridad en la tormenta

“Pero en su angustia clamaron al Señor, Y él los libró de su aflicción: convirtió la tempestad en bonanza, y apaciguó las amenazantes olas.” Salmos 107:28-29 

Durante mis vacaciones en las montañas encontré un panfleto muy interesante en el que se explica lo que se debe hacer en caso de encontrarse en medio de una tormenta eléctrica.

Las instrucciones dicen que uno debe arrodillarse, doblarse hacia delante y tomarse de las rodillas. La idea es que la seguridad de la persona aumenta al reducir la superficie expuesta de su cuerpo.

Ese panfleto contiene una sabiduría que puede ser aplicada a otras áreas de la vida. En un nivel espiritual, ¿acaso no hemos sido azotados con toda clase de rayos?

Esos “rayos” pueden centellear en nuestra vida en forma de enfermedades, problemas en el trabajo, conflictos en el hogar, o dificultades financieras.

Cuando alguna de esas nos pasa, podemos reaccionar de muchas maneras. Nos podemos poner de pie y enfrentar el problema solos, o podemos, así como sugiere el panfleto, caer de rodillas, bajar la cabeza, y pedirle al Señor que nos proteja, nos ayude, y nos guíe… aun cuando el panfleto no diga exactamente eso.

No puedo anticipar qué clase de tormenta estará por alcanzarle, ni tampoco sé lo fuerte que será, o cuánto durará. Pero de algo sí estoy seguro: y es que la tormenta vendrá. Y cuando así sea, el Señor quiere que usted esté preparado y sepa lo que debe hacer.

ORACIÓN: Amado Señor, te doy gracias por tu protección en tiempo de angustia, y me atrevo a pedirte que me ayudes cuando las tormentas causadas por el pecado, Satanás y la muerte, golpeen a mi puerta. Cuando los truenos retumben y los rayos centelleen, ayúdame a confiar en que tú me mantendrás seguro. En nombre de Jesús. Amén

De una devoción escrita originalmente para “By the Way”

Seguridad en la tormenta

You May Also Like

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *