Una espera muy larga | Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones (CPTLN) - Chile | 06122018

Una espera muy larga

Abrahán engendró a Isaac… Mateo 1:2a

 

“Abrahán engendró a Isaac…” Si hay un versículo en el Nuevo Testamento que a Abrahán le hubiera gustado leer antes de tiempo, probablemente sea éste. Dios se acercó a un hombre sin hijos en el antiguo Medio Oriente y le prometió: “Yo haré de ti una nación grande” (Génesis 12:2). Esa promesa la cumplió 25 años después, cuando nació Isaac.

¡Cuánto tiempo para esperar en fe! Pero valió la pena, como lo comprobaron Abrahán y Sara al acunar en sus brazos a su hijo recién nacido.

La otra parte de la promesa tomó todavía más tiempo. Dios le dijo: “… serás bendición… y en ti serán benditas todas las familias de la tierra” (Génesis 12: 3). Dios se refería a Jesús, el descendiente de Abrahán, que se entregaría a sí mismo por la vida de la humanidad. El pueblo de Dios esperaría aproximadamente 2.000 años para ver cumplida esa promesa. Pero valió la pena, como todos los hijos perdonados de Dios saben.

¿Estás esperando algo? Tal vez sea algo que sucederá en un futuro cercano, como la graduación de la universidad, una boda, un nacimiento, el comienzo de un nuevo trabajo o la jubilación. O puede ser algo que no sucederá hasta que Jesús regrese y nos levante a todos de la muerte; o la reconciliación con un ser querido; o que haya paz en la tierra. Sea lo que sea, podemos esperar con esperanza confiando en que valdrá la pena, porque el Señor siempre cumple sus promesas.

ORACIÓN: Señor, mientras espero, mantenme confiando en ti. Amén.

 

© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones