¿Y ahora qué? - Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile - 23042019

¿Y ahora qué?

¿Y ahora qué? - Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile - 23042019

Leer Lucas 24:1-11

Cuando pasó el día de reposo, María Magdalena, María la madre de Jacobo, y Salomé, compraron especias aromáticas para ir a ungir el cuerpo de Jesús. (Marcos 16:1)

José y Nicodemo no habían tenido tiempo el viernes de preparar correctamente el cuerpo de Jesús para su entierro. Habían hecho lo mejor que habían podido, pero las mujeres que seguían a Jesús no habían quedado satisfechas, por lo que planearon regresar bien temprano en la mañana del domingo para terminar.

Seguramente tuvieron que ir de compras; probablemente el sábado a la noche, luego que terminara oficialmente el Sabbath. Habrán comprado especias, ungüentos y todas las cosas que necesitarían para lavar y ungir el cuerpo de Jesús, y las habrán dejado prontas para llevar a la tumba el día siguiente… cuando se encontraron con que ya no eran necesarias: Jesús estaba vivo, el funeral se había cancelado.

¿Y ahora qué iban a hacer con todas esas especias? ¿Tratar de devolverlas? ¡Imaginen explicarle al tendero la razón por la cual lo hacían! ¿Guardarlas para el próximo entierro? Pero si la muerte había sido conquistada, ¡vaya a saber qué otra cosa sucedería! Se me ocurre que finalmente optaron por guardarlas en algún lugar, hasta decidir qué hacer con ellas.

La resurrección de Jesús debe haber dado lugar a muchas situaciones ridículas y felices. Y dado que Jesús nos va a levantar de la muerte a todos los que en él confiamos, en el futuro va a haber muchos más momentos como esos. Pensemos en las cosas que ya no necesitaremos en el cielo y la tierra nuevos que Dios está preparando: cementerios, casas funerarias, ropas oscuras. No más testamentos ni herencias. No más asilos para ancianos ni cuidados intensivos. No más sufrimiento. No más pena. No más muerte.

En lugar de todo eso habrá vida, amor, felicidad y risa. Habrá actividad, creatividad y comunidad. Habrá amistad y alegría al conocernos mutuamente sin que el pecado arruine nuestras vidas y relaciones.

Y, lo mejor de todo, allí estará el Señor. Estará Dios el Padre, Hijo y Espíritu Santo, quien nos creó, redimió y santificó para una vida eterna gozosa en su Reino. ¡Demos gracias a Dios!

ORACIÓN: Gracias, Señor por todo el gozo que me espera en el nuevo cielo y la nueva tierra que tú estás creando. Mantenme firme en la fe y utilízame para que muchas más personas lleguen también a confesarte como Señor y Salvador de sus vidas. Amén.

© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones


Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

El gozo del Señor_devocional. Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN - Chile. 13/02/2019

El gozo del Señor

… le rogaron al escriba Esdras que llevara el libro de la ley de Moisés, que el Señor le había dado al pueblo de Israel…
…Y es que la lectura de la ley se hacía con mucha claridad, y se recalcaba todo el sentido, de modo que el pueblo pudiera entender lo que escuchaba.
Como todo el pueblo lloraba al escuchar las palabras de la ley, el gobernador Nehemías, el sacerdote y escriba Esdras, y los levitas que explicaban al pueblo el sentido de la ley, dijeron: “Este día está consagrado al Señor, nuestro Dios. No hay razón para que lloren y se pongan tristes”.
También dijeron: “Vayan y coman bien, y tomen un buen vino, pero compartan todo con los que nada tienen. Este día está consagrado a nuestro Señor, así que no estén tristes. El gozo del Señor es nuestra fuerza” (Nehemías 8:1, 8-10).

 

Debo admitir que hay algunas partes de la Biblia que no me gusta leer o escuchar en la iglesia. Chocante, ¿no es cierto? Pero cada vez que las leo, me hacen sentir culpable. Reconozco todos mis pecados y culpa, y ese no es un sentimiento para nada agradable.

 

Las personas en el pasaje de arriba están casi en el mismo bote. Se trata de los israelitas que habían regresado del exilio. Ellos sabían bien su propia historia: cómo el pueblo de Israel tenía la Ley de Dios pero había desobedecido tan a menudo y tan obstinadamente, que finalmente Dios permitió que sus enemigos los vencieran y se los llevaran prisioneros a una tierra extraña en la cual vivieron durante 70 años. Ahora que finalmente están de regreso en su propia tierra, están tratando de reconstruir. Pero no es fácil.

 

Solo imagina lo que es estar en una ciudad que ha sido destruida al punto que parece que hubiera sido bombardeada. El templo había sido quemado; la muralla de la ciudad había sido derribada. Había montones de piedras apiladas por todas partes, al igual que madera quemada. Las casas necesitaban muchos arreglos para volver a ser seguras y evitar que entrara la lluvia. Y todo eso era el resultado de quebrar las leyes de Dios. ¡No es de extrañar, entonces, que las personas lloraran al escuchar las palabras de la Ley de Dios!

 

Pero sus líderes, Nehemías y Esdras, los detienen diciéndoles: “No lloren. Vayan a casa; coman bien y beban vino dulce. Sean feliz y celebren; el gozo del Señor es nuestra fortaleza“.

 

¿A qué se referían con eso? Simplemente, a que no debemos quedarnos en el arrepentimiento. Sí, es cierto que debemos lamentarnos cuando pecamos. Pero luego debemos tomar el siguiente paso, que es recibir la misericordia de Dios.

 

Necesitamos reconocer que, a través de nuestro salvador Jesucristo, Dios ha perdonado todos nuestros pecados y nos ha reconciliado consigo mismo. Ya no somos enemigos de Dios. Jesús ha llevado nuestros pecados a su cruz. Ya no estamos muertos en nuestros pecados; estamos vivos para Dios en nuestro Señor Jesús resucitado.

Está bien que celebremos y seamos felices, pues Dios nos ha dado paz y gozo con Él para siempre.

 

ORACIÓN: Querido Señor, ayúdame a confiar en tu perdón y a ser feliz en tu amor. Amén.

 

Dra. Kari Vo

 

© Copyright 2019 Cristo Para Todas Las Naciones

 


Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

sonreir-gozo-devocional-cristo-para-todas-naciones-chile-22062018

Prohibido sonreír

Estén siempre gozosos. Oren sin cesar. Den gracias a Dios en todo, porque ésta es su voluntad para ustedes en Cristo Jesús. 1 Tesalonicenses 5:16-18

 

Por lo menos en griego, el versículo más corto de la Biblia es el versículo anterior: “Estén siempre gozosos.” (1 Tesalonicenses 5:16)

Esa exhortación es difícil de cumplir si uno tiene que ir al Departamento de Vehículos Motorizados del estado de Virginia.

En el pasado, quienes se tomaban la foto para su licencia de conducir podían sonreír. Pero las cosas han cambiado y ahora, en vez de sonreír frente a la cámara, las personas tienen que adoptar una “expresión neutral”. El DVM de Virginia dice que lo hacen para prevenir fraude y robo de identidad.

Después de haber experimentado el robo de mi tarjeta de crédito, no me quejo de que se haga todo lo posible por mantener la seguridad de la identidad de las personas. Pero no entiendo cómo el sonreír va a lograr hacerlo. No me imagino a un policía confundirse cuando detiene a alguien para darle una multa porque sonría o porque esté serio. Seguramente hay una razón por la cual el estado de Virginia tomó esa decisión, pero escapa a mi conocimiento.

Por otro lado, sí entiendo por qué San Pablo urgió a la iglesia de Tesalónica, y a usted y a mí, a que siempre tengamos gozo. Piense en lo siguiente: tenemos un Salvador. A causa de nuestra condición humana pecadora, estábamos condenados y malditos. Pero gracias al sacrificio de Jesús, gracias a que él vivió y sufrió por nosotros y llevó nuestros pecados y aceptó nuestro castigo, todo el que cree en él es perdonado y salvado del castigo eterno. En vez de estar destinados al fuego del infierno, ahora nos espera una eternidad de gozo.

Pero aún hay más. Tenemos un Salvador que ha prometido estar con nosotros en cada momento de cada día de nuestras vidas. El mundo y el maligno nos pueden atacar, pero no nos pueden destruir.

Todo esto es motivo más que suficiente para que el cristiano siempre tenga gozo.

ORACIÓN: Querido Jesús, a causa de tu sacrificio soy salvo. Te pido que me ayudes para que, más allá de las cosas que me sucedan en este mundo, tu presencia y compañía en mi vida sea motivo de alegría. En tu nombre. Amén.

 

Originalmente publicado en Paraelcamino.com

 

© Copyright 2017 Cristo Para Todas Las Naciones