No te canses de hacer lo correcto: título del Devocional del 30/10/2018 de Cristo Para Todas Las Naciones - Chile. Imagen con silueta de hombre empujando una bola por una colina con fondo de un atardecer.

No te canses de hacer lo correcto

Y ustedes, hermanos, no se cansen de hacer el bien. 2 Tesalonicenses 3:13

 

Jarrette Schule es dueño de unas tierras en el estado de Texas. Cuando estaba cortando algunos árboles en su casi remota propiedad, encontró algo que parecía un misil de guerra.

Al leer la inscripción en el artefacto, que decía”Lanzador y Misil Teledirigido Terrestre”, comprobó que así era. Lo que había encontrado era un misil de ataque Dragón, la clase de misil que al ser disparado a un tanque enemigo, hace que el tanque se deshaga en pedacitos.

Como todo buen ciudadano, Jarrette trató de devolver el misil a las autoridades. Ahí es cuando su historia se puso interesante.

Jarrette llamó al FBI, pero ellos no lo quisieron. Llamó al Departamento de Seguridad del Estado, pero tampoco lo quisieron. Llamó al comisario del condado y a todas las agencias y autoridades que se le ocurrieron, pero nadie lo quería. Habló con la policía militar de Houston, pero no tenían autoridad en dicha zona. Nadie quería tener nada que ver con el misil.

Finalmente, el pedido de Jarrette fue a parar a un investigador criminal del Ejército quien, con un equipo de desactivación de la Base de la Fuerza Aérea de Lackland, recogió el misil que, para entonces, estaba sobre la mesa del comedor de Jarrette.

Lo que me impresionó cuando leí la historia de Jarrette, fue lo difícil que fue para él hacer lo correcto. Conozco muchas personas que se hubieran dado por vencido y se habrían deshecho del misil en el primer basurero que encontraran, y también conozco a más de uno que con gusto lo hubiera guardado para usar en la próxima celebración del Día de la Independencia.

Pero Jarrette no se cansó de tratar de hacer lo correcto, y nosotros tampoco debemos cansarnos. Eso es lo que San Pablo le dijo a la iglesia en Tesalónica. Después de todo, tenemos un Salvador que, a pesar de ser odiado, burlado, malinterpretado y rechazado, dio su vida para comprar nuestro perdón y ganar nuestra salvación.

Jesús no se cansó de hacer lo correcto. Es un ejemplo que todos debemos seguir.

ORACIÓN: Querido Señor, te doy gracias porque tengo un Salvador que se mantuvo firme en su misión de salvarme. Ayúdame para que, con la ayuda del Espíritu Santo, yo también pueda demostrar mi fe haciendo lo correcto, y ser así un testigo fiel de mi Salvador. En su nombre. Amén.

 

Publicado originalmente en Paraelcamino.com

© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones