En guerra con el mundo - Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile. 07/02/2019

En guerra con el mundo

Ustedes saben que, cuando no eran creyentes, eran arrastrados hacia los ídolos mudos. (1 Corintios 12:2)

 

 

La palabra que Pablo usa en el original para “no creyentes” es “paganos”, un término muy interesante que evoca todo tipo de cosas, como estrellas de cinco puntas y éxtasis religioso, hedonismo e idolatría. Uno podría pensar en un grupo de brujas con túnicas negras que practican algún ritual secreto en lo profundo del bosque. Las prácticas de animismo o incluso satanismo vienen a la mente.

 

En los días del apóstol Pablo, un pagano era un gentil que no era ni cristiano ni judío, y que seguía una de las religiones politeístas o misteriosas en boga en el primer siglo, ya fuera en Grecia o Palestina. Los cultos paganos griegos eran bien conocidos por sus prodigiosos ídolos y los magníficos templos que albergaban a sus dioses. Sin duda, Pablo tenía una gran tarea por delante en la rica y cosmopolita metrópolis de Corinto, donde el paganismo estaba en pleno apogeo.

 

Aunque la magnitud del paganismo griego antiguo no es la norma en los Estados Unidos, me pregunto qué tendría que decir el apóstol sobre el estado actual de nuestras cosas. Con toda nuestra sofisticación de alta tecnología, artilugios y diversiones, nosotros, como aquellos que vivieron en un mundo de 10.000 dioses, estamos siendo tentados por todos lados, a menudo insensibles a las cosas de Dios, saturados con el mundo y la egolatría que tan hábilmente destaca y reafirma.

 

De manera similar, en un momento el mismo Pablo estuvo preocupado con las cosas mundanas: “Fui circuncidado al octavo día, y soy del linaje de Israel, de la tribu de Benjamín; soy hebreo de hebreos y, en cuanto a la ley, fariseo; en cuanto a celo, perseguidor de la iglesia; en cuanto a la justicia que se basa en la ley, irreprensible” (Filipenses 3:5-6). Estas son credenciales excepcionales. “La vida es buena”, debe haber pensado. “Tengo todo en orden”, debe haber reflexionado secretamente, adorándose a sí mismo y a la profesión “justa” a la que se dedicaba.

 

Pero gracias a Dios, esas cargas que engañan al alma fueron quitadas de su espalda y arrojadas al basurero como tantos otros ídolos.

 

“Pero todo lo que para mí era ganancia, lo he estimado como pérdida, por amor de Cristo. Y a decir verdad, incluso estimo todo como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor. Por su amor lo he perdido todo, y lo veo como basura, para ganar a Cristo y ser hallado en él, no por tener mi propia justicia, que viene por la ley, sino por tener la justicia que es de Dios y que viene por la fe, la fe en Cristo; a fin de conocer a Cristo y el poder de su resurrección, y de participar de sus padecimientos, para llegar a ser semejante a él en su muerte, si es que de alguna manera llego a la resurrección de entre los muertos” (Filipenses 3:7-11).

 

Señor, presérvanos de las cosas que desvían nuestra atención de ti, en cualquier forma que se nos presenten.

 

ORACIÓN: Padre celestial, sin la luz de tu Hijo estamos destinados a seguir a un “ídolo” tras otro. Acércanos a ti por el poder del Espíritu Santo y afirma nuestros corazones en Jesús. En su nombre oramos. Amén.

 

Paul Schreiber

© Copyright 2019 Cristo Para Todas Las Naciones

 

Recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

 

Dios-condena-la-idolatría-devocional-21092018-cristo-para-todas-las-naciones-chile-foto-de-árbol-solitario-frente-a-lago-como-espejo-mientras-sol-se-oculta-detrás-de-una-colina

Dios condena la idolatría

Al ver los israelitas que Moisés tardaba en bajar del monte, se juntaron alrededor de Aarón y le dijeron: “Anda, haznos dioses que nos guíen, porque no sabemos qué le ha pasado a este Moisés que nos sacó de Egipto”. Éxodo 32:1

 

Vivimos en un país donde cada persona tiene la libertad de seguir cualquier religión, siempre y cuando esa libertad de culto no le perjudique a otro ciudadano. Tener libertad de elegir significa poder aceptar, como también rechazar, las enseñanzas que los demás nos presentan.

 

Nosotros, los cristianos, basados en las enseñanzas de la Biblia, creemos que el primer mandamiento de la Ley de Dios no nos permite la práctica de lo que se denomina idolatría grosera, a saber, considerar o adorar a una criatura como si fuese realmente Dios.

 

En el Antiguo Testamento tenemos un ejemplo claro de esto. En el capítulo 32 del libro de Éxodo se nos cuenta que cuando Moisés, el líder del pueblo de Israel, subió al Monte Sinaí para recibir los Mandamientos de Dios, el pueblo le pidió a su hermano Aarón que les hiciera un dios. Y así fue. Después de juntar entre el pueblo una cantidad suficiente de oro, Aarón hizo un becerro que el pueblo adoró como si fuera un dios. Como resultado de dicha idolatría, Dios destruyó a casi todo el pueblo de Israel.

 

La voluntad de Dios es bien clara con respecto a la idolatría. En el libro de Éxodo, complementando el primer mandamiento, Él dice: “No te hagas ningún ídolo ni figura de lo que hay arriba en el cielo, ni de lo que hay abajo en la tierra, ni de lo que hay en el mar debajo de la tierra. No te inclines delante de ellas ni les rindas culto” (Éxodo 20:4-5).

 

Que todos nosotros, conociendo con claridad la voluntad de Dios, nunca nos postremos delante de imágenes para adorarlas o rendirles culto. Que nuestra adoración y nuestro culto sean siempre dados a Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo.

 

ORACIÓN: Señor, tú eres digno de nuestra adoración, de nuestro culto, de nuestra honra, y de nuestro loor. Líbranos de volvernos idólatras. Por Jesús. Amén.

 

Biografía del autor: Esta devoción fue enviada por la oficina de Cristo Para Todas Las Naciones en Paraguay.

 

Publicado originalmente en Paraelcamino.com

 


Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail: