un-buen-cambio-devocional-01102018-cristo-para-todas-las-naciones-chile-foto-de-escaleras-de-piedra-que-suben-hasta-el-cielo

Un buen cambio

Dios enjugará las lágrimas de los ojos de ellos, y ya no habrá muerte, ni más llanto, ni lamento ni dolor; porque las primeras cosas habrán dejado de existir. Apocalipsis 21:4

 

Aun cuando el mundo entero habló y habló sobre del fallecimiento de Michael Jackson, me resistí a decir algo al respecto, y también mantuve silencio ante la muerte de otros personajes también conocidos.

Sin embargo, creí apropiado decir unas palabras en esta devoción acerca de la muerte.

Lo que me motivó a hacerlo fueron dos historias que recibí: una es acerca de una niña de dos años de la Florida a quien su mascota, una víbora pitón de doce pies de largo, la mató. Esa muerte fue totalmente previsible y nunca debió haber ocurrido.

La otra historia fue publicada por la agencia de noticias AP, y dice que un hombre de Nueva Jersey falleció al caer dentro de un caldero lleno de chocolate líquido.

Indudablemente, la muerte es inminente para todos, pero nunca sabemos cuándo ni cómo nos va a suceder.

Lo que sí sabemos es que nos va a llegar, como en las historias que acabamos de narrar. La muerte le llega tanto al rico como al pobre, tanto al joven como al viejo. La muerte llega a veces en formas previsibles y otras veces en formas totalmente imprevisibles.

Otra cosa que también sé es que la vida también va a llegar.

A lo largo de la Biblia, el Señor nos asegura que su gracia, demostrada en la vida prefecta de Jesús, en su muerte inmerecida y en su victoriosa resurrección, nos promete una vida eterna.

¿Ha leído bien lo que dice el libro de Apocalipsis? “Y ya no habrá muerte, ni más llanto, ni lamento ni dolor”.

ORACIÓN: Querido Jesús, te doy gracias por dar tu vida en la cruz por mí. Gracias a tu sacrificio, un día estaré en el lugar donde no habrá más llantos, ni lamentos, ni dolor. Ayúdame para que comparta tu historia de salvación con quienes necesitan escucharla. En tu nombre. Amén.

 

Publicado originalmente en Paraelcamino.com

© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones