El Señor nos cuida. Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones (CPTLN) - Chile. 28.11.2018

El Señor nos cuida

Toma en cuenta que nunca duerme el protector de Israel. El Señor es tu protector; el Señor es como tu sombra: ¡siempre está a tu mano derecha! Salmos 121:4-5

 

 

El hombre de 44 años estaba desesperado, psicológicamente hablando, “al borde de la locura”, y pensaba seriamente en cometer suicidio.

 

En un momento de claridad, logró llamar al número telefónico de ayuda. Eran alrededor de las 2 de la mañana. Su llamada la recibió un pastor, consejero entrenado de la Iglesia de Suecia.

 

El hombre comenzó a contarle lo que le sucedía, mientras el pastor escuchaba en silencio.

 

Luego de hablar durante casi cuatro minutos, el pobre hombre podía oír la respiración profunda al otro lado de la línea, por lo que preguntó en voz bien fuerte: “¿Está anotando lo que le digo?”, ante lo cual el pastor se despertó… pero sólo por unos breves minutos.

 

Al darse cuenta de que el pastor se había vuelto a dormir, el hombre colgó.

 

Lo bueno de todo esto fue que, al ser ignorado de tal forma el hombre se enojó tanto, que se olvidó de la idea que había tenido previamente de cometer suicidio.

 

La mayoría de nosotros podemos comprender su enojo. Como pastor, muchas veces prediqué sermones que no fueron escuchados por una gran parte de la congregación. Como padre, sé que hubo momentos en que mis hijos no escucharon mis consejos.

 

Seguramente usted también puede hacer su propia lista de momentos en que los demás estaban tan despreocupados, que no prestaron atención a lo que usted les decía.

 

Gracias a Dios que tenemos un Señor que siempre presta atención a las oraciones humildes y sinceras de su pueblo. Como dice el salmista: “El Señor jamás duerme ni se adormece”.

 

Es tan sólo otra forma de asegurarnos que el Señor está vigilante, y que constantemente nos escucha, protege y bendice.

 

Y si se pregunta por qué Dios hace esto por sus hijos, la respuesta es simple: debido a Jesucristo, su Hijo, nuestro Salvador y hermano.

 

Esa es la razón por lo cual elevamos nuestras oraciones “en el nombre de Jesús”.

 

ORACIÓN: Señor Dios, te doy gracias porque debido a lo que Jesús ha hecho, me has adoptado como miembro de tu familia en la fe. Y aún más, me regocijo porque siempre estás dispuesto a escuchar mis oraciones, a ayudarme en mi necesidad y protegerme. Padre celestial, ayúdame a estar igualmente listo a escucharte. En el nombre de Jesús. Amén.

 

 

Publicado originalmente en Paraelcamino.com

 

 

© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones

Una esperanza viva. Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones Chile del 29/10/2018. Imagen de campo florido, con flores en franjas ondulantes de varios colores: rosado, violeta, verde, amarillo, blanco. Al fondo, árboles muy verdes.

Una esperanza viva

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que por su gran misericordia y mediante la resurrección de Jesucristo nos ha hecho nacer de nuevo a una esperanza viva. 1 Pedro 1:3

 

Quienes se quitaron la vida eran personas de diferentes edades, sexos y situaciones. Aun así, todas esas muertes tuvieron algunas cosas en común. Todas fueron atroces, todas fueron trágicas y ninguna solucionó ningún problema. Lo único que hicieron fue quitar del muerto el peso de los problemas y cargárselo a quienes habían quedado con dolor y con muchas preguntas sin respuesta.

Quizás sea por eso que, cuando la agencia de noticias Reuters informó que ha habido un cambio en las estadísticas de los suicidios en los Estados Unidos, tomé nota. Los cambios reportados eran alarmantes. De 1999 a 2005, el índice nacional de suicidios aumentó en un 0,7%. Durante el mismo período, el suicidio de hombres de mediana edad aumentó en un 2,7% y el de mujeres de mediana edad en un 3,9%.

Son muchas las explicaciones con las que se trata de explicar este aumento tan dramático: problemas económicos, familias infelices, frustración, desaliento, depresión, y la lista continúa. Hay muchas razones que podrían motivar a alguien a terminar su propia vida; quizás algunas de esas razones sean conocidas para usted o para alguien que usted conoce.

Razón por la cual, sin tratar de ser demasiado simplista, quiero decir que, sea cual fuera la situación en que usted se encuentra, Jesús y sus representantes pueden ayudarle. Si usted esté pensando que en su futuro sólo hay oscuridad, quiero que sepa que Jesús es luz y que tiene consejeros, congregaciones, pastores y personas alrededor suyo que están dispuestos a reflejar esa luz. Puede que la duda y la depresión lo atormenten, pero el Salvador quiere darle ayuda, a veces personal, otras veces médica, otras veces espiritual, la ayuda que sea necesaria para restaurarlo.

El Salvador resucitado puede restaurarlo:
– como hizo con San Pablo, quien había cometido asesinatos;
– como hizo con San Pedro, quien lo había negado y abandonado;
– como hizo con Tomás, quien dudó de él;
– como quiso hacer por Judas, quien lo traicionó.

Por el sacrifico del Salvador y con el poder del Espíritu Santo, usted puede nacer de nuevo, tanto espiritual como mentalmente.

Ese es el mensaje del Salvador para los pocos de ustedes que juegan con la idea del suicidio, y para los muchos de ustedes que conocen a alguien que está pasando por momentos muy difíciles en su vida.

ORACIÓN: Señor Jesús, a través de los siglos tú has transformado vidas. Ahora te pido que traigas luz y esperanza a quienes están en la oscuridad. Y, si es posible, úsame a mí para cumplir tus propósitos en este mundo. En tu nombre. Amén.

 

Publicado en Paraelcamino.com

© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones

esperanza-viva-devocional-03092018-cristo-para-todas-naciones-chile-foto-chica-triste-recostada-viendo-invierno-a-traves-de-ventana-casa-estilo-europeo-desenfocada-al-fondo

Una esperanza viva

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que por su gran misericordia y mediante la resurreción de Jesucristo nos ha hecho nacer de nuevo a una esperanza viva. 1 Pedro 1:3

 

Septiembre es el mes de la prevención del suicidio. Quienes se quitan la vida son personas de diferentes edades, sexos y situaciones. Aun así, todas esas muertes tienen algunas cosas en común. Todas son atroces, todas son trágicas y ninguna soluciona ningún problema. Lo único que hacen es quitar del muerto el peso de los problemas y cargárselo a quienes han quedado con dolor y con muchas preguntas sin respuesta.

Es por eso que, cuando la agencia de noticias Reuters informó que había habido un cambio en las estadísticas de los suicidios en los Estados Unidos, tomé nota. Los cambios reportados eran alarmantes: de 1999 a 2005, el índice nacional de suicidios había aumentado en un 0,7%. Durante el mismo período, el suicidio de hombres de mediana edad había aumentado en un 2,7% y el de mujeres de mediana edad en un 3,9%.

Son muchas las explicaciones que se dan para este aumento tan dramático: problemas económicos, familias infelices, frustración, desaliento, depresión, y la lista continúa. Hay muchas razones que podrían motivar a alguien a terminar su propia vida… quizás algunas de esas razones sean conocidas para usted o para alguien que usted conoce.

Razón por la cual, sin tratar de ser demasiado simplista, quiero decir que, sea cual fuera la situación en que usted se encuentra, Jesús y sus representantes pueden ayudarle. Si usted está pensando que en su futuro sólo hay oscuridad, quiero que sepa que Jesús es luz y que tiene consejeros, congregaciones, pastores y personas alrededor suyo que están dispuestos a reflejar esa luz. Puede que la duda y la depresión lo atormenten, pero el Salvador quiere darle ayuda, a veces personal, otras veces médica, otras veces espiritual, la ayuda que sea necesaria para restaurarlo.

El Salvador resucitado puede restaurarlo…
… como hizo con San Pablo, quien había cometido asesinatos.
… como hizo con San Pedro, quien lo había negado y abandonado.
… como hizo con Tomás, quien había dudado de él.
… como quiso hacer por Judas, quien lo había traicionado.

Por el sacrifico del Salvador y con el poder del Espíritu Santo, usted puede nacer de nuevo… tanto espiritual como mentalmente.

Ese es el mensaje del Salvador para los pocos de ustedes que juegan con la idea del suicidio… y para los muchos de ustedes que conocen a alguien que está pasando por momentos muy difíciles en su vida.

ORACIÓN: Señor Jesús, a través de los siglos tú has transformado vidas. Ahora te pido que traigas luz y esperanza a quienes están en la oscuridad. Y, si es posible, úsame a mí para cumplir tus propósitos en este mundo. En tu nombre. Amén.

 

Publicado originalmente en Paraelcamino.com

© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones