Un comienzo familiar - Devocional de Pascua de Resurrección de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile - 22042019

Un comienzo familiar

Un comienzo familiar - Devocional de Pascua de Resurrección de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile - 22042019

Leer Juan 20:1-9

Tras él llegó Simón Pedro, y entró en el sepulcro, y vio los lienzos puestos allí; pero el sudario, que había estado sobre la cabeza de Jesús, no estaba puesto con los lienzos, sino enrollado en un lugar aparte. (Juan 20:6-7)

De alguna manera, todo luce muy prolijo. Cuando los discípulos miran dentro de la tumba, ven los lienzos sobre la cama de piedra y la tela que la había cubierto la cara prolijamente doblada en otro lugar. No hubo ninguna explosión, ni ningún trozo de tela quedó colgada dramáticamente en la roca.

La escena sugiere que, cuando resucitó de la muerte, Jesús simplemente se sentó, se quitó las telas que lo envolvían, las dobló (así como su madre seguramente le había enseñado), se levantó y siguió adelante con su día.

Sin duda un comienzo muy tranquilo y familiar para el día que cambió al mundo. Un comienzo como cualquier otro, uno que dice: “Estoy en casa, me siento cómodo, aquí pertenezco”. Pero también un comienzo como ningún otro: porque ese es el día en que la muerte fue vencida, primero para Jesús y finalmente para cada persona que le confiesa como Señor y Salvador.

Le tememos a la muerte porque es nuestra enemiga, es algo extraño y desconocido. Pero Cristo no es ningún extraño ni desconocido. Él es nuestro Señor, nuestro Salvador, nuestro hermano, amigo y refugio, y quien ha conquistado a la muerte. Ya no necesitamos tener miedo.

Nuestro Señor Jesús va con nosotros en nuestra vida, sufrimiento, muerte y vida nueva. Él conoce el camino y nos cuida cuando pasamos por momentos difíciles. Y así como fue con él, será un día también con nosotros: nos levantaremos de nuestra tumba para disfrutar la vida eterna que él nos da. Y entonces sí estaremos en casa y nos sentiremos cómodos, porque allí es donde pertenecemos, para siempre, con Jesús.

ORACIÓN: Querido Señor, gracias por resucitar. Ayúdame a confiar totalmente en ti tanto en la vida como en la muerte, sabiendo que tú estarás conmigo y me ayudarás en todo momento. Amén.

© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones


Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

Un comienzo familiar

You May Also Like

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *